El presidente iraní, Hassan Rouhani, dijo que su país no busca la guerra, que Teherán nunca buscará desarrollar armas nucleares y que él tiene la autoridad de negociar un acuerdo con Estados Unidos.

Las declaraciones resultaron en una reducción en el precio del petróleo.

Libia anunció que reanudaría sus exportaciones tras casi un mes de cortes por protestas internas. Ambas noticias ayudaron a reducir el precio del petróleo.

La decisión de la Reserva Federal de EEUU, (FED, el equivalente al Banco Central de Estados Unidos), de continuar con la política de inyectar dinero en el sistema a razón de 85.000 millones de dólares mensuales, ha resultado en un incremento en el precio del oro que ha estado perdiendo su valor de forma sostenida.

En los últimos 12 meses ha perdido 22% de su valor. Esta semana la decisión del FED resultó en un incremento que podría durar muy poco.

La falta de estaño en el mercado mundial que ha generado la nueva reglamentación de Indonesia que ya no permite la venta de lingotes de estaño si no es por medio de empresas registradas en sus mercados, elevó el precio del estaño en el mercado de Londres y el de Kuala Lumpur.

Ayer en Londres las órdenes de compra llegaron por 55t mientras que la oferta sólo alcanzó 16t. En Kuala Lumpur, la demanda pasó de 28t a 35t el jueves por mayor demanda de Japón y Europa.

Según la página de Economía y Finanzas de El Diario de La Paz, La política económica pasó a formar parte de la campaña electoral, con anuncios de grandes inversiones, de reversión de minas, de compra de equipos de perforación petrolera, de desmentidos sobre la quiebra de Comibol…

Lo que me recuerda un reciente estudio del Banco mundial que encuentra una relación entre aumentos en gasto público en épocas electorales en los países pobres. Según el estudio, el gasto cae dramáticamente después de las elecciones.

Volviendo al tema El Diario pública una lista de algunos anuncios electorales que no necesariamente tienen fundamentos en la realidad económica del país.

• El presidente Evo Morales anunció, en esta campaña de anuncios espectaculares, que su gobierno invertirá US$ 320 millones en una cementera estatal en Oruro, confiado en que los medios no recuerden que este anuncio se ha hecho varias veces desde 2006. El problema sigue siendo el mismo; no hay gas suficiente para la actual industria ni la que se ofrece.

• Una empresa china, dice el anuncio hecho en el mes de Santa Cruz, se hará cargo de explotar el Mutún. De la escasez de gas, que ahuyentó al primer socio, traído en 2007, la Jindal, no se dice nada.

• Se ha anunciado la compra de un equipo de perforación que vale US$ 60 millones, para que YPFB lo use en la etapa de explotación de nuevos campos todavía no descubiertos.

Pero no todos los anuncios electorales tienen que ver con ignorar la crisis del gas en Bolivia y la fala de gas para el consumo interno.

• En el tema minero, se volvió a anunciar que el horno Ausmelt de Vinto será, esta vez de veras, puesto en marcha, olvidando que hay graves problemas técnicos que lo han convertido en una pequeña Karachipampa.

• Se han repetido cuatro desmentidos, todos ellos “contundentes”, a la afirmación del expresidente de Comibol Daniel Hurtado, de que la empresa está en quiebra. Él fue despedido y ahora el ministro del ramo y otros funcionarios aseguran que todas las empresas de Comibol tienen utilidades.

Para contabilizar el verdadero desarrollo de la economía no se deben tomar en cuenta sólo los anuncios e intenciones de grandes proyectos e inversiones, si no la realidad de los resultados. De otra manera se podría caer en el error que cometió el propio vicepresidente Álvaro García Linera cuando dijo que en los últimos cinco años el PIB se triplicó, pasando de US$ 8.000 a US$ 24.000 millones.

García olvidó que en la realidad de la economía y la aritmética, con un crecimiento de 4,8% anual se necesitarían 24 años para triplicar el monto original.

 

Comments are closed.