A mes y medio de fin de año hay varios análisis de lo que se espera para las cifras de cierre y las perspectivas para 2016.

Según Goldman Sachs, las materias primas estás mantendrán una baja cotización este año y el siguiente debido a una falta de crecimiento en la demanda y una situación de sobre oferta en los mercados.

Básicamente lo que se está viendo es el resultado de los altos precios de las materias primas. Cuando estos precios estaban por los cielos, las empresas productores, petroleras mineras y agrícolas, invirtieron grandes cantidades de dinero en aumentar su producción.

De hecho invirtieron tanto que ahora su producción tiene la capacidad de abastecer al mercado y aún más. Lo que existe ahora es sobre oferta. Y los grandes productores de materias primas buscan reducir su producción. Para lograrlo buscan las operaciones menos rentables, que generalmente son las más antiguas y las cierran.

Con este sistema Glencor reducirá su producción de Zinc en más de 30% este año, para tratar de revertir la caída en el precio. Pero no todos los sectores están coordinados.

En el caso del petróleo, ayer se reunieron los productores de medio oriente, y no sólo los de la OPEP. Allí, Ali Al Naimi El ministro de energía de Arabia Saudita asegura que su país busca aumentar su producción lo que significa que la potencia petrolera aún está tratando de ganar mercado en lugar de aumentar el precio.

Un experto en Citigroup asegura que por cada US$ 5 de aumento en el precio del petróleo la oferta internacional de petróleo aumentará en 300.000 barriles diarios. Si el cálculo es correcto, los bajos precios podrían continuar durante años.

A pesar de esto, en un plazo de 10 años los Sauditas mostraron su preocupación por la falta de inversión en sus yacimientos lo que significa que ellos también necesitarán invertir aunque el precio se mantenga bajo.

En Bolivia no se logró atraer la inversión en gas, minería ni el agro durante el boom de los precios y lo que se busca ahora es inversión contra cíclica. Para los inversionistas esta no es necesariamente una mal idea. Aunque parte de la estrategia es que la producción, es decir los resultados de estas inversiones deberán empezar a verse cuando los precios se estén recuperando.

Para que esto pase la capacidad instalada de producción, lograda cuando los precios estaban por los cielos, debe ser superada nuevamente por la demanda.

Es decir que dependen de un crecimiento sostenido de las economías del mundo para que aumenten su demanda. Se requiere de crecimiento en la demanda de los países desarrollados y de los países en desarrollo. Esto podría tomar varios años.

El súper ciclo llega seguido un periodo de precios bajos, es un tema cíclico. Cuando los precios estaban altos Bolivia parecía tener una economía blindada ahora que los precios caen mantener la ilusión se hace cada vez más difícil y costoso.

 

One Response to 20 noviembre 2015 – Análisis Económico

  1. Flavio Jorge Suyo Garnica dice:

    Potosí,un departamento históricamente minero, durante el boom de la minería, solo en la ciudad, incrementó el número de ingenios de tratamiento de minerales de 28 a 70 plantas, que, obviamente, incrementaron las exportaciones de zinc-plata y plomo-plata. Lo mismo ocurrió con la explotación de yacimientos de minerales, es decir volvieron a explotar minas abandonadas y aperturaron otras minas dado el alto precio de los minerales tradicionales de esta parte de Bolivia. Ahora que los precios internacionales de los minerales van de bajada, varios ingenios mineros cierran sus actividades así como muchas minas son abandonadas, seguramente hasta tener precios más altos que garanticen el retorno de su inversiones. Este fenómeno es cíclico, pues no debemos olvidar la baja de los precios de los minerales en la década de los años 80,del anterior siglo, lo que originó la famosa relocalización de obreros mineros. Sin embargo, ahora nos enfrentamos a un ciclo donde confluyen dos fenómenos: La primera,los países industrializados tienen una situación de sobreoferta de materias primas mineras, lo que origina precios bajos y que repercute negativamente en los productores mineros, la segunda se debe a que en nuestro país los yacimientos mineros son de tipo filoniano es decir minería subterranea, por lo que los costos de explotación son altos, lo que representa una situación negativa frente a otros países productores mineros que tienen explotaciones mineras a cielo abierto, situación que hace que sus costos operativos sean relativamente bajos. Este fenómeno, de costos de operación altos en relación a los precios internacionales de los minerales, origina un abandono, temporal, de esta actividad principal de la economía boliviana. Ahora, debemos pensar en una diversificación de nuestra economía potosina, pues todo gira alrededor de la actividad minera, de manera que por lo menos 1 año, 2016, Potosí y Bolivia entera, atravesará una situación de sobrevivencia.