La represión a un pueblo indígena más fuerte desde la masacre de Chaparina he dejado al pueblo guaraní en estado de alerta.

En 2011 las cámaras de periodistas y reporteros captaron los actos de violencia contra indígenas, mujeres y niños que dieron la vuelta el mundo y generaron repudio a nivel nacional e internacional.

En esta ocasión, la policía arremetió contra otro pueblo indígena que pide una consulta previa, al igual que los indígenas del TIPNIS. La policía parece haber aprendido la lección y en esta ocasión arremetieron contra los guaraníes en la noche cuando no se podía filmar los abusos.

En 2011 lo que ahora se conoce como la masacre de Chaparína resulto en la renuncia de la ministra de Defensa, Cecilia Chacón. Y el entonces ministro del interior fue relocalizado a Nueva York.

En esta ocasión los guaraníes están siendo atacados con otras medidas también.

El presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Guillermo Achá, anunció que esa empresa estatal iniciará acciones legales contra los dirigentes de la Tierra Comunitaria de Origen (TCO) Takovo Mora, que lideraban las movilizaciones en contra de la exploración petrolera, por “malversar” los recursos de compensación que recibieron en los últimos seis años.

Se trata de alrededor de 7 millones de bolivianos. Esta sería la malversación de dineros de los indígenas más grande desde los 700 millones de bolivianos que se entregó al fondo indígena, que está bajo investigación.

Todo esto pasa mientras el verdadero problema de la economía nacional se agrava con la permanente caída del precio del petróleo. La primera respuesta ante esta caída fue el anuncio de que Bolivia aumentaría las exportaciones en volumen para contrarrestar la caída de los precios.

Hasta el primer semestre las exportaciones de hidrocarburos cayeron en 36% y el aumento en el volumen no llegó a concretarse.

Uno de los problemas es que Bolivia está extrayendo gas a su máxima capacidad. Según una nota de Página Siete, El gerente general de Técnicas Reunidas (TR) en Bolivia, Luis María Villar, explicó que hubo  demora para la entrada de operaciones comerciales de la Planta de Separación de Líquidos de Gran Chaco “Carlos Villegas” porque era necesario realizar las pruebas al máximo de su capacidad y no se tenía toda la cantidad de gas a disposición.

Gran Chaco podrá procesar 32 millones de metros cúbicos al día (MMmcd) pero, ya que gran parte del gas que se procesará en esa planta proviene de los envíos a Argentina y que en el verano la demanda de ese país no alcanza sus niveles más altos, no se pudo contar con el gas suficiente para probar todos los procesos, explicó el ejecutivo.

Esta es una de las admisiones más claras del incumplimiento con la constitución política del Estado que dice claramente que la industrialización y el consumo interno de gas tiene prioridad sobre las exportaciones.

Hay una urgencia por encontrar más gas y por extraer más gas. Hasta el año pasado la urgencia era que el gas se está acabando y no hay nuevas reservas. Ahora la urgencia se hace mayor porque el gas que tenemos cuesta menos.

Los indígenas están protestando porque las áreas protegidas donde viven han sido abiertas a las petroleras y la consulta previa ha sido calificada como una pérdida de tiempo.

 

One Response to 20 agosto 2015 – Análisis Económico

  1. Edwing Zambrana dice:

    Muy buenos análisis gracias