El economista Armando Méndez explicó recientemente que la causa del déficit fiscal esperado para este año, se debe a la expansión del gasto corriente del Gobierno el mismo que se incrementará en la gestión por las elecciones de octubre y los gastos efectuados en la reciente cumbre del G-77 que demandó más de $us 70 millones de recursos del Tesoro.

Méndez dijo que desde el 2006 el fisco ha registrado superávits fiscales continuos, pero que este año esta situación podría revertirse. “Hemos hecho fuertes inversiones, fuertes erogaciones que no estaban previstas”, sostuvo el ministro Arce en un programa informativo transmitido por los medios oficiales.

El ministro de Economía y Finanzas, Luis Arce Catacora, demandó a la Aduana Nacional de Bolivia (ANB) y al Servicio de Impuestos Nacionales (SIN) generar más recursos para evitar el posible déficit fiscal previsto para esta gestión.

“Estamos con nuestro Servicio de Impuestos Nacionales, con nuestra Aduana Nacional, generando una mayor capacidad, estamos exigiéndoles una mayor capacidad de generación de recursos para poder llenar el vacío, segundo estamos cortando varios gastos en el sector público”, afirmó la autoridad gubernamental.

Aseguró que el Ministerio de Economía está haciendo todo el esfuerzo posible para que “no se anote como en el cacho” el déficit fiscal, que por todas las inversiones que no se tenían previstas y las complicaciones climatológicas posiblemente se registre.

Los esfuerzos por aumentar las recaudaciones empiezan a tomar algo más de importancia ante el déficit que se viene.

El propio presidente Morales admitió que las inundaciones y el gasto imprevisto del G77 más China habían llevado a un déficit. Aunque existe una grabación en la que el propio presidente asegura que el G77, es en realidad parte de su campaña electoral.

De ser así sería el partido de gobierno el que deba cubrir este gasto y no el Estado Boliviano. Esto quiere decir que sí el MAS se ve forzado a pagar por los más de US$70MM que costó la reunión del G 77, Bolivia podría reducir considerablemente su déficit.

Por ahora se está intentando hacer otro tipo de ahorros y de cobros adicionales para evitar el déficit.

El presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Carlos Villegas, anunció que se hará auditoría a los costos recuperables de la gestión 2013 y el resultado será publicado para despejar cualquier duda.

“Hay leyes y decretos que señalan que se debe haber una auditoría de costos recuperables, una auditoria anual de los costos recuperables”, dijo Villegas. Claro que estas también dicen que YPFB debe presentar periódicamente su contabilidad auditada, pero esto no se hace.

Mientras se busca de donde recaudar más dinero para cubrir el déficit siguen llegando algunos gastos inesperados.

El presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Daniel Sánchez, señaló hoy que el gobierno debe cumplir con los fallos internacionales, así no favorezcan al país, por respeto a la ley. Las declaraciones surgen luego de que la Cámara de Comercio Internacional (CCI) emitiera un laudo en favor de la empresa Jindal, y en contra de la Empresa Siderúrgica del Mutún (ESM), por $us22.5 millones.

“Yo creo que las leyes están hechas para cumplirse y los fallos nos favorezcan o no tenemos también que acatarlo como país”, señaló el empresario.

Jindal está mandando al estado por US$100MM adicionales y hay la demanda del pago por la nacionalización de Chaco que podría superar los US$1.000MM. Todo pone en peligro al capacidad de Bolivia de cubrir el déficit previsto para este año.

 

Comments are closed.