El tema de la seguridad alimenticia ha vuelto a la escena. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) uno de cada cinco bolivianos sufre de hambre.

El Día: reproduce hoy una denuncia de la Confederación de Ganaderos de Bolivia (CONGABOL). Según Congabol, el robo de ganado se ha duplicado 2012. Se  ha duplicado con un daño económico al sector de $us 10 millones, de los cuales el 80% de pérdida se registra en el departamento del Beni y el 20% en Santa Cruz.

“Antes los robos eran entre tres a cinco cabezas de ganado de un hato ganadero. Ahora lo hacen en cantidad y los golpes son por camionadas”, informó Mario Hurtado, presidente de la Congabol.

En el caso de Santa Cruz. Por su parte Héctor Sandóval, gerente general de Fegasacruz, apuntó que las pérdidas tienen que ver con tres componentes: el primero con la salud ya que el animal es faeneado en condiciones insalubres, luego el daño económico que generan pérdidas de $us 2 millones y un tercero tiene relación con el daño productivo a la actividad ganadera, que en su mayoría son animales de alto valor genético que implica un proceso de 15 años de trabajo.

ANF: El vicepresidente Asociación de Predios Productivos Agropecuarios (ASPPA), Walter Ruiz, informó que 50 personas fueron detenidas por liderar la toma de tierras de forma ilegal en Santa Cruz. Además la CAO señaló que los ganaderos pierden más de $us 2 millones por el robo de animales.

Walter Ruiz pidió a las autoridades del Órgano Judicial acelerar los procesos de desalojo y resolución de controversias por tierras, así como las órdenes de aprehensión para los líderes de los grupos de personas que toman tierras privadas.

El presidente de la Confederación Agropecuaria Nacional (CONFEAGRO), Julio Roda, advirtió que la carne de res subirá de precio el próximo año si no se realiza la importación de ganado para compensar las pérdidas registradas por las inundaciones registradas esta gestión.

El representante afirmó que se debería repoblar con cerca de 30.000 cabezas de ganado bovino que perecieron en Beni a causa de las inundaciones.

Los Tiempos: ayer el gerente general de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), Edilberto Osinaga presentó datos oficiales en el Foro “Soberanía Alimentaria, Sostenibilidad Agroproductiva y Seguridad Jurídica” organizado por la Confederación Agropecuaria Nacional (Confeagro) y el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), en el hotel Radisson, en La Paz.

Dijo que “existe un trabajo y manejo de cultivos cada vez más eficientes, pese a las adversidades climáticas, plagas y malezas”.

“Hace más de una década que la producción agropecuaria ha copado el mercado interno, a excepción del trigo, pero el crecimiento para la mayoría de los productos ha sido leve debido al escaso incremento de la demanda interna”, recordó Osinaga.

En una alusión muy directa a las prohibiciones a las exportaciones impuestas por el gobierno.

Destacó que es necesario “dar solución a la inseguridad jurídica de forma definitiva, apoyo y acceso a tecnología, fortalecimiento de los servicios públicos de apoyo a la producción, infraestructura y estrategia de exportaciones. El trabajo es en toda la cadena productiva” concluyó.

La seguridad jurídica es mencionada por todos los sectores como el punto débil de la seguridad alimenticia en el país. Inclusive antes que los desastres climáticos y las plagas, pero la diferencia es que la seguridad jurídica es un problema que se pude resolver sin intervención divina.

Los avasallamientos y el robo de la producción, ya sea ganado o cosechas enteras como se han dado casos en Santa Cruz, no son fenómenos naturales. El remplazo de cultivos productivos por hoja de coca excedentaria para el narcotráfico tampoco es un fenómeno natural. Es un fenómeno de incremento de la criminalidad y la falta de seguridad jurídica.

No es un caso de que: el hambre lleve al crimen, sino de que, el crimen que lleva al hambre.

 

Comments are closed.