Las cifras de las exportaciones de los primeros dos meses del año empiezan a tener repercusiones. Al menos en los anuncios y las intenciones de los representantes de los sectores productivos.

Las cifras del INE muestran una caída de más de US$500 MM en las exportaciones del primer bimestre.

La caída en las exportaciones es enorme. Según los datos del INE, las exportaciones del primer bimestre de esta muestran una caída de 26,5% comparadas con el año pasado.

El INE también señala que los sectores que más disminuyeron fueron: la extracción de hidrocarburos que cayó en 36%.

Las implicaciones son enormes para la economía Boliviana. El Deber de Santa Cruz recoge algunas impresiones del sector privado.

El titular de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Ronald Nostas dijo que urge la necesidad de diversificar el aparato productivo del país. Sugirió que se apoye el desarrollo de otras actividades como la industria manufacturera, el comercio, las exportaciones, los servicios, etc.

Por su lado, el presidente de la Federación de Empresarios Privados de Santa Cruz, Gabriel Dabdoub pidió al Gobierno que haga realidad una articulación pública-privada para concretar las inversiones. “Debe disminuirse la burocracia estatal, generar normas de certidumbre y libre exportación de productos”, indicó.

Wilfredo Rojo, titular de la Cámara de Exportadores de Santa Cruz, sugirió al Gobierno proteger la competitividad de los exportadores con un movimiento de depreciación del tipo de cambio de la moneda boliviana con el dólar.

El Día de Santa Cruz, asegura que según el economista Germán Molina, estos bajos ingresos afectan directamente a los sectores tradicionales y no tradicionales de la economía, dado que el gobierno no aprovechó convenientemente la bonanza que vivió estos últimos 9 años.

Por su parte, el economista Boris Luna señaló que el descenso del precio del petróleo muestra debilidades en el Gobierno para enfrentar con una política orientada a la diversificación económica.

En tanto, el experto Roberto Laserna señaló que el Gobierno debe replantear el gasto público, “Habrá que ver si optan por reducir los gastos, los subsidios o las inversiones”, puntualizó Laserna.

El tema es altamente delicado. Pero en el fondo es simple. El estado tiene ahora menores ingresos y por lo tanto tiene que reducir sus gastos, a eso se refiere Laserna. Sin embargo, el gobierno sigue anunciando millonarias inversiones o al menos la intención de hacer millonarias inversiones.

Para esto sólo hay dos opciones posibles gastar de los ahorros o endeudarse. El punto es que no se hicieron muchos ahorros durante los años de bonanza por lo que ya se está echando mano de la Reservas Internacionales Netas.

El endeudamiento del estado durante la Bonanza ya fue cuestionado. ¿Si teníamos tanto dinero porqué necesitábamos prestarnos? pero ahora que los ingresos están cayendo hay pocas alternativas.

La respuesta de las autoridades económicas está cambiando. Cuando los precios de las materias primas empezaron a caer en la segunda mitad del año pasado, la primera reacción fue la negación. El ministro de economía dijo que esto no afectaría a la economía boliviana y su blindaje anti crisis.

La negación ahora ya es inútil, las cifras del INE son irrefutables y ponen en evidencia la urgencia de las reformas necesarias para aumentar a producción y la productividad.

 

Comments are closed.