El sector minero sigue recibiendo malas noticias.

Según El Diario de La Paz, las exportaciones de minerales están cayendo. Las cifras del INE muestran que en los primeros 5 meses del 2014 las exportaciones de estaño cayeron en 56,9% con respecto a los 5 primeros meses de 2013. Las Ventas cayeron $us 18,32 millones a sólo $us 7,89 millones.

El antimonio bajó asimismo 45,5%. Entre enero a mayo del 2013 comparado con 2014.

Los otros minerales que tuvieron una caída significativa son el oro y la plata. Los primeros cinco meses del 2013 se exportó en valor $us 9,57 millones de oro, mientras que de enero mayo del 2014 se alcanzó $us 6,17 millones lo que representa una baja de 35,48%.

Respecto a la plata se vendió al exterior $us 389,33 millones y el 2014 fue de $us 298.14 millones registrando una caída de 23,42%.

Según los especialistas, el desplome de estos minerales se debe a los bajos precios internacionales y los descensos en las cotizaciones.

En el sector interno las noticias para la minería son aun peores.

La Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia ha denunciado un nuevo caso de avasallamiento de una nueva mina, por parte de los mineros cooperativistas, ayer el Gobierno y este sector se reunieron para poder dar solución a este conflicto y evitar enfrentamientos. Esto a pesar de que existe una ley que determina cárcel para los avasalladores.

Según ANF, Los mineros asalariados se declararon en estado de emergencia ante los avasallamientos de sus lugares de trabajo, exigen al Gobierno aplicar las leyes vigentes para frenar estas acciones ilegales que se han dado en diferentes lugares del país.

Ante este pedido, el Ministro de Minería aseveró ayer que se aplicará la ley contra los avasalladores y no se avalarán estos actos en ningún caso.

El viceministro de Política Minera, Eugenio Mendoza, reconoció que el decreto que está elaborando el Gobierno para frenar estos avasallamientos no solucionará el problema en su integridad, aunque señaló que la Autoridad Jurisdiccional Minera (AJAM) deberá gestionar y revertir la toma ilegal de yacimientos mineros.

Según el ejecutivo de la Federación Departamental de Cooperativas Mineras de Potosí, Carlos Mamani.

“No se está avasallando ninguna actividad privada. Nadie está trabajando ahí. Lo que estamos haciendo es explorar nuevas tierras para generar más espacio de trabajo, de explotación”, aseguró Mamani, con relación a la supuesta toma de una mina por los cooperativistas, ante la amenaza de desalojarlos del Cerro Rico.

El Gobierno tiene un mes para dar una propuesta sobre la situación del Cerro Rico.

Esto pone en evidencia dos de los mayores problemas que enfrenta la minaría legal en el país.

Por un lado, las cooperativas no tienen otra forma de encontrar nuevos yacimientos, más que asaltar concesiones privadas. Y el segundo es que las cooperativas tienen tanto poder que son capaces de secuestrar minas para demandar el Gobierno que se les entregue yacimientos nuevos. No la oportunidad de buscar yacimientos nuevos, no, quieren yacimientos ya encontrados.

La amenaza es doble, ya que la alternativa es destruir el cerro rico de Potosí.

 

Comments are closed.