La primera promesa para el 2014 es que Bolivia entrará en la era nuclear. El anuncio, que parece más una inocentada que una declaración presidencial, tiene implicaciones económicas muy serias.

Según las declaraciones del presidente aseguran que “no estamos lejos, de acá a poco tiempo” de contar con energía nuclear “con fines pacíficos”, porque “tenemos suficiente materia prima y tenemos el derecho”.

Morales hizo esta declaración durante la inauguración del coliseo que lleva su nombre en la Escuela Naval de Carcaje.

Ya se había mencionado antes que el gobierno está trabajando con Francia sobre el tema. Esta declaración hecha en octubre de 2013, fue desmentida inmediatamente por Francia. Cuyo gobierno dijo que no hay ningún tipo de trabajo conjunto en el tema.

Pero Bolivia si tiene un fuerte relacionamiento diplomático con un país que tiene un programa nuclear ya desarrollado que es Irán.

El año pasado (2013), se supo que en Bolivia Irán tenía más representantes diplomáticos iraníes que los representantes de todos los demás países del mundo, acreditados en el país.

Desde el punto de vista económico, a Irán le ha perjudicado mucho su programa nuclear. Las sancione económicas impuestas sobre Irán han sido suficientes como para reducir sus exportaciones de petróleo en 50%.

Irán no ha sido mencionado directamente en el tema a pesar de su fuerte representación diplomática. Pero la sospecha existe, ya que es difícil justificar la presencia de una delegación diplomática tan nutrida cuando se trata de un país con el que Bolivia tiene apenas una relación comercial de US$27.000 anuales.

Un país que si ha sido mencionado en los planes nucleares del presidente Morales es Argentina. Este vecino a diferencia de Francia no ha negado categóricamente que se esté trabajando en el tema.

Pero tiene un especial interés también en el relacionamiento especial de Bolivia con Iran que llegó a su punto más crítico cuando Bolivia rindió honores a un representante iraní invitado a Bolivia. Este representante era buscado por Argentina por ser responsable confeso de el peor ataque terrorista en la historia Argentina.

Las relaciones bolivianas con Argentina tienen un año algo difícil por delante y esto sin mencionar el tema nuclear.

Según el informe del viceministro de Industrialización, Álvaro Arnez, el próximo año Argentina debe consumir 19 millones de metros cúbicos por día (MCD) de gas natural boliviano. En diciembre de 2013 el promedio fue de casi 14MMm3d, aunque el promedio anual se acerca más a 17MMm3d.

El problema es que se necesita un ducto para seguir ampliando las exportaciones. El ducto debe ser construido por argentina que debió empezar a trabajar en su construcción hace ya algún tiempo.

Sin este ducto no se podrán cumplir los plazos para aumentar las ventas de gas. Más aun Argentina ya ha declarado que quiere reducir sus importaciones de gas natural y buscar el autoabastecimiento. Aunque por el momento esa sea una posibilidad tan real como los planes nucleares Bolivianos.

 

Comments are closed.