Los contratos de venta de gas con Argentina y Brasil son la principal fuente de ingresos para el país. Ala reciente caída en los precios del petróleo han afectado directamente a los ingresos Bolivianos.

Las cifras de las exportaciones muestran una caída del 33% en valor y 3% en volumen al tercer trimestre de este año. Esta caída está directamente relacionada a una caída de 40% de las exportaciones a Argentina y 35% en las exportaciones a Brasil.

Naturalmente la mayor parte de esto es gas natural cuya exportación cayeron en 35,7% en los tres primeros trimestres de este año. De cada 3 dólares que recibimos el año pasado por la venta de gas ahora recibimos menos de 2.

Los problemas que enfrentan nuestros clientes han generado preocupación y alarma sobre todo en el caso de Argentina y esto debido a un escándalo diplomático que no recibió mucha atención.

Tras la derrota del gobierno de los Kirchner en Argentina, su embajador en el país, Ariel Basteiro, dijo que Argentina compra el gas boliviano por brindar apoyo político.

Las declaraciones equivalen según algunos analistas a terrorismo diplomático. En sentido de que le pone una bomba a las relaciones diplomáticas del próximo gobierno argentino con nuestro país.

El propio presidente Morales ha desmentido ahora esta situación en una incómoda defensa de del nuevo gobierno de Mauricio Macri en Argentina.

Según El Día: hasta el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, dijo que el comercio de gas con Argentina no se verá afectado “en absoluto” con Macri como presidente. “Nosotros tenemos un comercio de gas con la Argentina hace 40 años, tenemos un contrato hasta el 2026, con lo cual en absoluto va a afectar nada. Nosotros necesitamos exportar gas y ellos necesitan nuestro gas”, puntualizó Sánchez.

Aunque el aumento de las exportaciones está relacionado a la construcción de un gasoducto en el norte de Argentina que lleva varios años e retraso.

Con Brasil el tema también es delicado, principalmente porque el contrato se termina en 2019.

Según El Diario: Representantes de los gobiernos de Bolivia y Brasil se reunirán el próximo 10 de diciembre para abordar, entre otros temas, la ampliación del actual contrato de compra y venta de gas que concluye en 2019, confirmó ayer el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez.

En este caso un factor importante es la situación económica de Brasil que enfrenta la mayor recesión en su economía desde principios del siglo pasado. El tercer trimestre su PIB se contrajo en 4,5%.

Aun así las negociaciones por la renovación del contrato deberán lidiar con el hecho de que según las cifras certificadas de YPFB, Bolivia simplemente no tiene las reservas de gas necesarias para renovar el contrato. Esta es la razón por la que se aprobaron los nuevos incentivos a la inversión en hidrocarburos.

La posición de negociación Boliviana estará debilitada porque la disponibilidad de gas estará relacionada a la inversión extranjera.

 

Comments are closed.