La página de Economía y finanzas de El Diario brinda hoy un análisis de los precios de las materias primas a nivel mundial. Precios que afectan directamente a la economía nacional.

En el caso del precio del petróleo, el congreso de EEUU pasó una nueva resolución para fortalecer las restricciones comerciales impuestas a Irán. Consideran que la nueva administración iraní buscará fortalecer el programa nuclear por lo que EEUU reducirá la cantidad de petróleo que se le permitirá vender a Irán a 1MM de barriles diarios.

También se han aumentado los sectores de la economía Iraní en los que las empresas de EEUU no pueden operar y ahora incluyen minería y automotores. Hasta ahora eran sólo los relacionados a energía.

Otro factor que está elevando el precio del petróleo, especialmente del Brent en Europa es el cierre de uno de los principales puertos de exportación de Libia, el corte es momentáneo pero el efecto sobre el precio ya se ha sentido.

El precio del oro registró un avance de 7.32% en el mes de julio y Cerró el mes con una cotización de 1324.88US$/onza troy, al disminuir la especulación de que la Reserva Federal de Estados Unidos recortará los estímulos en los próximos meses.

A pesar de los resultados de julio algunos analistas esperan que el precio del oro continúe su tendencia a la baja. La plata por su parte avanzó 0.94% en el mes, y cerró julio en 19.86US$/onza troy.

Las ventas de la estatal indonesia PT Timah podrían caer en 20.000t hasta finas de año como respuesta a la caída sostenida en el precio que se ve como una consecuencia de la caída en la demanda mundial del estaño.

Segú el presidente de la empresa que tiene las mayores exportaciones en el mundo, esto equivale a una reducción del 20% con respecto a las ventas 2012 y 10% por debajo de lo estimado para este año. Una de las opciones que no se descartan es parar las exportaciones totalmente.

En Indonesia se aplica el sistema inverso  al que se aplica en Bolivia. Allí cuando el precio baja, ellos venden menos. Esto tiene dos efectos, primero que la misma reducción genera escasez en el mercado lo que tiende a elevar nuevamente el precio. El segundo efecto es que les queda más mineral para vender cuando el precio se recupera.

En Bolivia la actitud es la inversa, se llega a reducir las exportaciones cuando el precio está alto para poder tener reservas para cuando el precio caiga; porque cuando el precio cae Bolivia debe vender más. Es la definición de un mal negocio.

Según Humberto Vacaflor: Estamos empezando otro agosto —el octavo de este gobierno— sin que el parlamento apruebe la ley de inversiones, el código de minería y la ley de hidrocarburos.

El código de minería sigue paralizado por las exigencias de las cooperativas, que no quieren pagar impuestos ni quieren que se prohíban los asaltos a las minas en operaciones.

La ley de inversiones sigue esperando. Una ley complementaria, que debía castigar los asaltos a los predios agrícolas en producción, ha sido frenada.

La ley de hidrocarburos ha sido reemplazada por decretos que contienen incentivos a las inversiones así como anuncios de que los parques nacionales podrán ser explorados y explotados por las petroleras. Pero las empresas quieren ver una ley, no solamente decretos, para decidirse a invertir.

Esta semana, la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) presentó una queja por “acoso tributario” del gobierno contra las actividades económicas lícitas.

Por ahora hay pocas esperanzas de que estos tema sean resueltos, al menos hasta después de las elecciones del 2014.

 

Comments are closed.