La ministro de desarrollo productivo Teresa Morales aseguró ayer que no se va a derogar el decreto que prohíbe de la ropa usada.

Los fabriles del país habían denunciado que hay un proyecto para eliminar la prohibición. Pero todo esto suena muy académico, dado que para el ciudadano de a pie está muy claro que en Bolivia no se hace ningún tipo de esfuerzo por frenar el ingreso de ropa usada aun cuando esto es ilegal.

En casi todas las ciudades del país hay ferias en las que se vende casi exclusivamente ropa usada y toda la población sabe exactamente donde están estas ferias. Los únicos que no parecen saber de su existencia son las autoridades.

Se ha llegado a crear una rama especial de la inteligencia de las fuerzas armadas para tratar de descubrir donde están los contrabandistas, esto a pesar de que la feria más grande ropa usada del país se da dos veces por semanas en la acera de enfrente del principal cuartel del la fuerza aérea en el Alto.

Bastaría con cruzar la calzada para encontrar a los contrabandistas, pero la fuerza especial de inteligencia que trabaja con la aduana no ha podido aun encontrar la forma de hacerlo.

El contrabando es un problema muy cerio para Bolivia debido también el bajo precio de algunos productos en el mercado interno. Estos precios como el de los hidrocarburos es mantenido bajo de forma artificial a través de subvenciones esto quiere decir que el Estado usa el dinero de los Bolivianos para pagar por parte de los productos para que el público pague menos al momento de compra.

Este control de precios hace que sea un muy buen negocio comprar en Bolivia para vender gas en garrafas por ejemplo en Perú o en Paraguay donde estos productos no son subvencionados y cuestan entre cuatro y tres veces más que en Bolivia.

Según ANF, El presidente Evo Morales, reconoció que existen dificultades en el control del contrabando y para ello se desplazó a efectivos de las Fuerzas Armadas (FFAA) y a la Policía para que apoyen en el control en todas las regiones fronterizas.

“El tema del contrabando es tan difícil el combatir, el contrabando es una de las debilidades pero hay (tareas de control) con las Fuerzas Armadas movilizadas (y) con la Policía que después del contrabando hay indocumentados como los chuteros”, manifestó.

Sin embargo, La Cámara Automotor Boliviana (CAB) demandó desterrar y considerar como traición a la patria cualquier intento de nacionalizar nuevamente los vehículos indocumentados por el daño que ocasiona al país, según un comunicado de prensa de dicha entidad privada.

El comunicado de la Cámara Automotor Boliviana es una fuerte crítica al gobierno de Evo Morales que autorizó la única legalización de chutos de la historia del país. Esta traición a la patria se habría dado cuando se legalizaron los chutos.

Este es otro tema muy importante para Bolivia dado que los autos chutos representan además un gasto adicional para el estado pues usan gasolina subvencionada.

Más aún hasta los chutos convertido a GNV son un riesgo.

Según la calificadora de riesgo Fitch el riesgo país puede crecer si no hay más gas. Sin reservas del energético, habrá dificultades en la exportación, afirma. Lamentablemente según cifras del Plan de inversión de la propia YPFB, el gas boliviano no tiene mucho futuro.YPFB producción gas

 

 

Comments are closed.