El precio del petróleo abrió esta mañana nuevamente a la baja y la polémica sobre el efecto que esto tiene sobre nuestra economía continúa.

Mientras el Gobierno prevé un crecimiento económico de 5,9% para 2015 con base al precio de 80 dólares por barril de petróleo, el exministro de Hidrocarburos Mauricio Medinacelli pronosticó con el mismo parámetro un crecimiento de 4,5%.

La diferencia está en las cifras que se usan para el cálculo del crecimiento. Se tarat de las cifras del precio. Medinaceli señaló que según los datos de la Agencia Internacional de Energía (AIE) de Estados Unidos, el promedio anual del WTI “es distinto” al que usa el ministerio boliviano para su cálculo; pues, en el caso de 2012 el precio fue de 94,1 dólares por barril y en 2013 fue de 98 dólares.

Explicó que la diferencia entre sus previsiones y las del Gobierno pueden explicarse porque el Ministerio de Economía hace referencia a un precio “spot” (un precio en efectivo), mientras que él hace referencia a un precio promedio anual.

Volviendo al crecimiento del PIB, destacó que las tasas elevadas de crecimiento de los últimos años coincidieron con periodos en los que el barril de petróleo estaba entre los 90 y 100 dólares, lo que demuestra la estrecha relación entre precios internacionales y crecimiento.

En otro tema de gran importancia para nuestra economía. Ayer se supo que La mina Huanuni no tendrá utilidades en la presente gestión por los bajos precios de los minerales, según declaró, Pedro Montes, senador electo del MAS y dirigente del sector.

Montes resistió la reestructuración salarial en la mina y dijo hace cuatro meses que el crédito de $us 49 millones del Gobierno contribuiría a recuperar la producción.

La situación de Huanuni no amerita solicitar incremento salarial para el próximo año, anticipó Montes.

A pesar del pobre desempeño de la estatal, se pagara el doble aguinaldo. Los dirigentes no han mencionado que renunciaran al doble aguinaldo y es que si esta empresa no tiene utilidades o si pierde dinero, es el Estado el que está obligado a prestar dinero o poner a disposición dinero del tesoro para pagar el doble aguinaldo. Este es una ventaja que las empresas pequeñas y medianas del país no tienen.

Este lunes La Confederación Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (Conamype), resolvió que no pagará el segundo aguinaldo por falta de recursos. “Los acuerdos firmados con el Ejecutivo no se han cumplido. El sector no ha crecido y no podemos cumplir con el decreto”.

Los empresarios aseguran que hay un acuerdo de parte del gobierno para frenar el contrabando y el ingreso de ropa usada.

“Hemos visto que, con el incumplimiento del Gobierno, el sector no ha crecido ni se ha fortalecido, entonces no podemos cumplir con el decreto del segundo aguinaldo” aseguran los empresarios que quieren reunirse con el presidente Morales.

La respuesta del gobierno llegó ayer; El ministro de Trabajo, Daniel Santalla, pidió a la Confederación
“que hagan los esfuerzos necesarios para cumplir con este beneficio, porque hay que tomar en cuenta que los salarios en la microempresa y en algún otro sector productivo no son tan elevados, así que tampoco les va afectar en sus ingresos.

El pedido llegó con amenaza; Santalla recordó que las disposiciones laborales son de cumplimiento obligatorio y que en caso de incumplimiento se sancionará como corresponda.

 

Comments are closed.