Una delegación del Fondo Monetario Internacional presentó ayer los resultados de un estudio que realizó desde el 6 noviembre. Entre las observaciones el Fondo advirtió sobre los riesgos de convertir al banco central en una fuente de crédito para los proyectos del estado.

La transformación del Banco Central de Bolivia (BCB)  en entidad crediticia es una medida equivocada y riesgosa para la estabilidad macroeconómica, señala la evaluación que hace el Fondo Monetario Internacional (FMI) a la economía nacional.

“Asignar al Banco Central la función de otorgar crédito a empresas públicas es contraproducente para la solvencia del BCB y la estabilidad macroeconómica en el largo plazo”, señala el informe del FMI.

En otro punto del informe presentado, el Fondo Monetario Internacional (FMI) recomienda al gobierno aumentar las reservas de gas natural, además de garantizar éstas para futuras generaciones.

La misión evaluadora de la economía nacional concluyó su trabajo y proyecto un crecimiento de 6,7 por ciento para el año que finaliza. “la tasa de crecimiento más alta de la última década, impulsada principalmente por los elevados volúmenes de exportación de gas natural y una fuerte contribución de la inversión pública”, dice textualmente el informe.

Uno de los puntos en los que la jefa de la misión evaluadora, Ana Corbacho, puso mayor énfasis es que las recomendaciones del FMI al gobierno boliviano no son de cumplimiento obligatorio, debido a que no hay relación financiera entre el organismo multilateral y el país.

Hecha la aclaración, Corbacho sugirió una política “prudente” sobre el gasto público de los ingresos provenientes de las exportaciones de gas a los países vecinos.

La funcionaria advirtió sobre los riesgos que podría tener el control de tasas de interés bancarias, lo que podría traducirse en una menor rentabilidad y capitalización del sistema que afectaría la oferta de crédito.

La representante del organismo financiero advirtió que el control de intereses bancarios tanto para créditos como depósitos podría acarrear riesgos a la estabilidad financiera del país.

En otros temas nacionales, el Director General Ejecutivo de Insumos Bolivia, Oscar Sandy, anunció que a partir del lunes 25 de noviembre, habrá una reducción en el precio del cemento importado desde el Perú en los departamentos de Cochabamba y Santa Cruz.

La autoridad explicó que la entidad estatal, por encargo del Gobierno Nacional, realiza la importación del cemento que requiere el mercado interno para su aprovisionamiento, teniendo la capacidad de movilizar hasta 20 camiones día, que representan 5.000 bolsas, pudiendo alcanzar las 400.000 bolsas mensuales.

La importación de cemento para Santa Cruz es algo paradójica. Hay tres proyectos nacionales para producir cemento en Santa Cruz. Son empresas Bolivianas que están esperando para poder producir cemento Boliviano.

Pero por ahora deben esperar mientras el estado Boliviano invierte en importar cemento desde el Perú.

Lo que están esperando es que se les entregue el gas que necesitan para poder empezar a producir un producto Boliviano. Que podría competir con las importaciones peruanas de Insumos Bolivia.

En julio de este año, el presidente de YPFB, Carlos Villegas, informó que la producción de gas llega a 59 millones de metros cúbicos día (MMCD), pero que subirá a 65 MMCD.

De ese volumen total, se destinan, en promedio, 31,5 MMCD a Brasil; 16 MMCD a Argentina; y diez MMCD al mercado interno. El país tendría, en el mejor de los casos, un excedente de 7,5 MMCD para brindar gas a los proyectos bolivianos.

 

Comments are closed.