La página de economía y finanzas de El Diario de La Paz ofrece hoy información  muy interesante sobre las materias primas.La caída en el precio del oro ha empezado a afectar a las empresas mineras y su cotización accionaria en las bolsas internacionales. El valor de las empresas mientras dedicadas a la extracción de oro ha caído en 46% desde principios de año.

El precio del oro en sí cayó en 30% desde principios de año hasta llegar a 1.180US$/onza troy en junio, desde entonces el precio se ha recuperado en alrededor de 10% y llego a 1.300US$/onza esta semana.

El precio del estaño en Londres se ha mantenido bajo y muy cercano al costo de producción en Bolivia. A principios de mes el gerente General de la estatal, Empresa Minera Huanuni, Vitaliano Ojeda, asegura que el precio de equilibrio para la Empresa es de 8,60US$/libra fina. Ojeda asegura que cuando cae el precio la empresa tiene que “aumentar la producción”; lo que implica que la política de la empresa es vender menos cuando el precio sube.

Mientras tanto el precio del petróleo sigue al alza y ha registrado un aumento de 11% en julio. Y 16% desde mayo.

Esta semana las reservas de petróleo de Estados Unidos cayeron por tercera semana consecutiva lo que ha mantenido el precio relativamente estable por encima de los 106US$/barril. La perspectiva en el mediano plazo es que el precio caiga gracia al aumento en la producción de petróleo de esquisto o shale de EEUU.

El petróleo no convencional se mantiene como una amenaza al dominio del mercado por parte de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo).

El Diario también trae el detalle del último informe del sobre corrupción de Transparencia Internacional que asegura que más de la mitad de la población a nivel mundial cree que la corrupción se ha agravado en los dos últimos años.

Esto según la mayor encuesta de opinión pública sobre corrupción realizada por Transparencia International, el Barómetro Global de la Corrupción 2013 se basa en una encuesta realizada a 114.000 personas en 107 países y muestra que la corrupción es un fenómeno extendido.

El 27% de los entrevistados ha pagado un soborno al acceder a servicios públicos e instituciones durante los últimos 12 meses, y esto revela que no hubo una mejora respecto de encuestas anteriores.

La corrupción en América Latina es liderada por Bolivia que ocupa el puesto 68 del ranquin mundial seguido de México (61) y Venezuela (53), le sigue Paraguay (50), Colombia (49), Perú (45), Argentina (33), El Salvador (30) y Chile (24). El país con menor corrupción en la región es Uruguay.

La percepción en Bolivia es que la corrupción ha aumentado en los últimos 2 años; 57% de la población cree que la corrupción ah aumentado y 27% dice que se ha mantenido igual.

El 94% de los bolivianos creen que la corrupción es un problema en la administración del sector público. Una proporción similar cree que el Gobierno está siendo controlado por un pequeño grupo de intereses que actúan sólo para beneficio propio; 17% cree que el gobierno está siendo manejado exclusivamente por estos intereses, 42% cree que mayormente son estos intereses los que manejan el gobierno.

Solo 6% de la población cree que el gobierno no es manejado por intereses particulares que sólo buscan su propio beneficio.

Los más corruptos: la policía es la institución más corrupta del país con 86% que cree que es corrupta o extremadamente corrupta. Los partidos políticos les siguen con 78% y el sistema judicial con 76%, Los empleados públicos 69%, el parlamento 68% y 52% califica a las instituciones militares como corruptas o altamente corruptas.

 

Comments are closed.