En Bolivia y más precisamente en Santa Cruz el tema de la falta de gas sigue afectando las perspectivas económicas.

Me refiero claro a la falta de gas natural para el consumo interno. El gas para exportación es abundante y de hecho las exportaciones han aumentado.

Pero para el mercado interno las cosas son diferentes.

Según el Día de Santa cruz, las Cementeras entran en guerra por el gas

Se calcula que solo hay gas para abastecer a uno de los tres proyectos. Cada uno explica por qué debe ser el beneficiado.

Una nueva guerra por el gas se libra en el país y esta vez, la lucha no la encabezan sectores sociales, como ocurrió en 2003. Ahora son los empresarios privados, y específicamente los de la industria cementera que se disputan, el suministro de este carburante para el funcionamiento de sus respectivos proyectos.

Santa Cruz es el departamento donde se libra la puja. Las empresas Itcamba, Soboce y Kaa Iya SA, demandan más de un millón de metros cúbicos de gas día (MCD) para concretar sus proyectos. Pero, las cifras estatales y las compañías señalan que sólo hay disponible 0,65 millones (MMPCD) (del gasoducto por donde Bolivia exporta gas natural a Brasil), para atender  esta demanda, que solo alcanzará para un proyecto.

Hoy lunes, como es costumbre en este espacio, veremos la más reciente edición de la carta informativa Siglo 21.

De pronto, sin que medie una razón conocida, el gobierno ha decidido seducir al electorado paceño con nuevos anuncios de millonarias inversiones públicas. Lo dijo la semana pasada el vicepresidente Álvaro García Linera: “todo para nuestra querida La Paz”.

Según siglo 21 esto sería el resultado de nuevas encuestas que cambiarían las prioridades políticas en los departamentos del país.

En el tema económico, El gobierno acaba de hacer un anuncio triunfalista sobre la colocación de una segunda emisión de bonos soberanos, también por US$ 500MM, como los del año pasado, aunque esta vez con una tasa de interés muy superior, de 5,95% (4,88% en 2012).

Siglo 21 también trae una fuerte crítica al uso de bonos soberanos, la crítica llega de Josef Stiglits, el premio nobel de economía que sugiere que las emisiones de bonos como la boliviana tienen más desventajas que potencial y que las condiciones en algunos países pobres se podrían presentar para una nueva crisis de deuda.

Armando Méndez, expresidente del BCB, denunció que los recursos de la emisión del año pasado fueron depositados en las RIN en lugar de usarlos, como se dijo originalmente, para inversiones en infraestructura.

Esa última opción también es criticable, pues los créditos de la CAF tienen una tasa de interés de 1,9%, menos de la mitad de la tasa de los bonos. Si es para obras de infraestructura, conviene usar los créditos y no los bonos. Elemental.

Pero incluso los préstamos de la CAF o del BID parecen un contrasentido, sobre todo si se toma en cuenta que el país está recibiendo muchos ingresos, reflejo de los altos precios de las materias primas y del incremento de otras exportaciones.

 

Comments are closed.