El precio del petróleo se recuperó en la jornada de ayer tras una caída de 6 días consecutivos. Los mercados volvieron a comprar petróleo ante una posible sobre reacción a las cifras presentadas por China para el crecimiento económico de los primeros tres meses del año. Un informe internacional asegura que los representantes de Irán y Venezuela estarían buscando una reunión de emergencia de la Organización de Países Exportadores de Petróleo.

El precio del oro sufrió la peor caída de dos días de los últimos 33 años; el precio cayó en 13%. Tras varios años de alzas sostenidas por ser considerado un refugio contra la inestabilidad económica y una protección de las inversiones contra los procesos inflacionarios, se ha presentado esta caída que ha sido explicada por un experto como una reacción a la baja inflación que acompaña el tortuoso proceso de recuperación en las economías desarrolladas.

La competitividad económica ha vuelto a hacer notica en la región, en este caso son malas noticias para Bolivia.

Chile y Panamá encabezan el Ranking de Competitividad de América Latina por tercer año consecutivo, elaborado semestralmente por el Instituto de Competitividad de ADEN. Junto a ellos, los 10 primeros son México, Brasil, Costa Rica, Uruguay, Colombia, Argentina, Perú y El Salvador.

Mientras que Nicaragua, Venezuela y Bolivia cierran la lista. Así que Bolivia sería el último país de los 18 tomados en cuenta en América Latina.

En otro tema muy importante para Bolivia, se ha vuelto a levantar el fantasma del gasolinazo, esta vez como resultado de las apreturas del gobierno de Venezuela, en Bolivia se vuelve a hablar de lo peligrosas que son las subvenciones.

“No se aguanta más”, dijo el ministro Luís Arce Catacora cuando desde Caracas llegan noticias sobre la austeridad que aplicará el nuevo gobierno, anulando regalos de petróleo (caso cubano) y suspendiendo la venta a crédito (caso boliviano).

Ningún otro país del mundo hace este tipo de alusiones que ponen nerviosa a la población y pueden disparar la inflación en Bolivia.

Antes de las elecciones la preocupación era mayor, entre los países que, como Bolivia, dependen de los envíos venezolanos de derivados del petróleo, era que la oposición gane las elecciones.

Sin embargo, la victoria marginal y dudosa de Nicolas Maduro en las elecciones del domingo pasado, no necesariamente asegura la continuidad de las condiciones preferenciales.

Con las condiciones en las que se encuentra la industria petrolera de Venezuela que ha llegado a importar gasolina de EEUU y de Colombia, el gobierno de Maduro está obligado a realizar reformas tras catorce años de malos manejos en Pdvsa. Esto sin duda pasara por recortes en las donaciones y tratos preferenciales que da Venezuela a los aliados del chavismo.

El propio presidente Evo Morales en entrevista con CNN, señaló que las inversiones de PDVSA en territorio boliviano se congelaron tras la muerte de Hugo Chávez.

En Bolivia esta semana  el ministro de Economía, Luis Arce Catacora afirmó que “Alguien va a venir y va tener que hacerlo, no se puede aguantar. En este año más de mil millones de dólares en la subvención estamos gastando.”.

Este tipo de retorica sumada a los anuncios de posibles alzas de precios de los productos como resultado del incremento salarial, y podrían tener un efecto acumulativo sobre la inflación en el país.

 

Comments are closed.