El precio del estaño está en su nivel más bajo desde enero y las bajas cotizaciones han puesto en apuros a la empresa minera Huanuni. Aún no se sabe cuál es el verdadero costo de operación de la mina. Quienes tratan de dar una cifra generalmente terminan despedidos.

El costo de operación es cuanto le cuesta a la empresa producir una libra de estaño. Si a la empres le cuesta más de lo que esta libra vale en el mercado entonces está trabajando a perdida.

En una empresa privada cuando esto ocurre se hacen cambios radicales. Una opción es la reducción de trabajadores, otra opción es el cierre da la operación hasta que la situación cambie. Esto puede ser que el precio suba o que se desarrolle una forma más barata de extraer el mineral.

Esto es algo que el sector estatal no puede hacer.

En la mina de Huanuni, se está dando un conflicto de intereses que pone en evidencia las debilidades del estado como administrador.

A fines de julio, el gerente de Huanuni, Hugo Tola, afirmó que la empresa minera  está en una situación “delicada”, debido a que al primer semestre de este año  reportó una pérdida de  US$2,4MM.

Dado que esta es una empresa estatal esto quiere decir que esta empresa perdió US$2,4MM de los bolivianos, dinero que podría haber sido invertido en educación o salud.

En la actualidad, el monto que Huanuni pierde disminuyó a alrededor de un millón de dólares, informaron en la estatal. Pero esto aún es un millón de dólares de los bolivianos que esta empresa pierde por la falta de eficiencia en el trabajo o la mala administración de los recursos.

Según las autoridades, La situación económica de Huanuni puede  mejorar con el pago  de los 30 millones de dólares  que adeuda la metalúrgica Vinto. Pero esta es otra estatal a que el estado le ha entregado US$50MM para hacer inversión, el problema es que ahora podría usar este dinero simplemente para cubrir esta deuda.

En julio pasado, el Gobierno aprobó para Huanuni un fideicomiso  de 50 millones de dólares, destinado a varios proyectos que permitirán   elevar la producción  de estaño en la mina.

Por ahora este dinero está cubriendo las pérdidas de la mina y esto no es sostenible.

La minera estatal pasó de tener unos 800 trabajadores en 2006 a más de 4.448 en la actualidad y, según los dirigentes, el 50% de ellos opera dentro de la mina.

Este ha sido identificado como el principal problema y la causa de los altos costos, simplemente hay más empleados cobrando sueldo de los que se necesita.

El presidente de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), Marcelino Quispe, afirmó  el martes que  la Empresa Minera Huanuni puede operar con alrededor de  3.000 trabajadores.

“Si nosotros queremos despedir a los trabajadores, que ése no es el caso, podemos trabajar con 1.000 mineros. Pero no se olviden que la Comibol es generadora de fuentes de trabajo; obviamente quizá podríamos planificar una empresa con 3.000 trabajadores y sería lo más regular en cuanto a planificación minera”, aseguró la autoridad.

Agregó que la Comibol es generadora de fuentes de trabajo. En la actualidad hay 400 mineros que están en edad de jubilación.

La jubilación y la reducción de trabajadores ha sido rechazada por el sindicato y la proximidad de la elecciones hace que su rechazo tenga aun más fuerza.

Y esta es la mayor debilidad del estado pues puede llagar a sacrificar el dinero de los bolivianos para mantener una empresa que trabaja a perdida, con tal de no hacer despidos o tomar decisiones que sean perjudiciales para su campaña electoral.

 

Comments are closed.