Las relaciones con Argentina están en un momento muy delicado y la contaminación del rio Pilcomayo ha generado preocupación en el país vecino. Aunque la noticia en Argentina está siendo opacada por un problema económico que debe preocupar a los Bolivianos también.

Como se sabe Argentina está en pleno conflicto legal con sus aceedores que quieren que Argentina les pague lo que les deben.

Los acreedores de Argentina revelaron en una serie de avisos pagados en diarios porteños que el gobierno de Cristina Kirchner les ofreció pagarles en bonos, y que ellos no lo descartaron.

• En el mismo aviso, los “buitres” dijeron que el gobierno argentino está buscando entrar en “default”, según La Nación de Buenos Aires.

• Según el The Wall Street Journal Américas, el gobierno argentino está calculando los riesgos de entrar en “default” y advierte que tendría que pagar en dos semanas US$ 13.000 MM.

• Peor todavía, ese mismo diario dice: “El gobierno argentino, que califica de “buitres” a estos acreedores y de “extorsión” sus reclamos, dice que pagarles a los fondos abriría las compuertas para una ola de demandas que le costaría US$ 120.000 millones y llevaría al país a la bancarrota.”

Según Humberto Vacaflor , Por todo esto, sería mejor que Argentina estuviera al día en sus pagos por el gas boliviano, porque la situación de ese país es dramática y podría desembocar en una cesación de pagos.

Argentina es el segundo mayor cliente de Bolivia en gas natural y su capacidad de pago es muy importante para Bolivia.

El gobierno boliviano asegura que los pagos están al día pero informes confidenciales aseguran que hay un rezago desde enero pasado.

• Esta semana se ha sabido que Argentina está ofreciendo vender trigo a Bolivia, pero con pagos al contado, para contar con efectivo a fin de cumplir sus compromisos con otros acreedores. El presidente Morales dijo ayer (en un gesto de solidaridad) que no es justo el desequilibrio en la balanza comercial bilateral y que Bolivia quiere comprar productos argentinos.

Según Vacaflor en Bolivia deberíamos estar muy atentos a:

¿Qué previsiones está tomando el gobierno para la eventualidad de que dentro de pocos días Argentina se declare en default?

¿Los pagos argentinos están, de veras, al día? ¿O son declaraciones que se hacen en solidaridad con un gobierno amigo?

Todo esto se tendrá que definir cuando llegue el default. Lo que está claro es que las opciones bolivianas son pocas cuando se trata del gas para Argentina.

• En el caso de que se diera el “default” argentino, lo que es muy probable, habrá que seguir enviando gas, porque no hay alternativa. Los pozos no se los puede simplemente taponear o cerrar como una manguera.

• No se podría quemarlo. Que es una opción ampliamente usada en la industria.

• Ni enviarlo al mercado interno, porque no hay ductos. Las fábricas bolivianas que esperan el gas, sin contar con el Mutún, seguirían sin tenerlo y el país debería seguir enviándolo a Argentina, incluso si no pagara o si comenzara a pagar en bonos redimibles a 20, 30 ó 40 años.

Para la economía boliviana este es un tema muy importante y merece gran atención.

 

Comments are closed.