La Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), brindó su informe anual donde evalúa el desempeño del sector agropecuario en el departamento de Santa Cruz.

El Día de Santa Cruz publicó hoy algunas cifras sobre el informe que asegura que este año su producción del agro se redujo en 8,7% a pesar de que la superficie cultivada se redujo sólo en 0,3%.

Según la Camara, este estancamiento del agro se debe principalmente a la inseguridad jurídica que sufren los productores a causa de los avasallamientos de sus tierras, además de la incertidumbre en los precios de los productos agrícolas y el clima adverso.

Según Julio Roda, presidente de la CAO, “Una vez más queda demostrado que apostar sólo a la capacidad del mercado interno no nos deja crecer y siempre estaremos con un abastecimiento inestable por la caída de precios cuando saturamos nuestro mercado”

En cuanto a las perspectivas para el próximo año, Roda señala que la intención de siembra para la campaña de verano 2013-2014, ya registra una disminución de un 2% con respecto al 2012-2013, es decir que implica una posible disminución de los volúmenes de producción con respecto al 2013.

La falta de seguridad jurídica es considerada uno de los principales desincentivos para las inversiones en producción agrícola. Pero no es la única: la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (EMAPA) representa otro de los desincentivos al importar productos extranjeros para venderlos en Bolivia donde compiten con la producción nacional.

En ocasiones esto representa una competencia desleal. Dado que estos productos son comercializados dentro del país a precios subvencionados. Lo que en efecto significa que la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos de Bolivia compra alimentos de afuera y les reduce el precio para que compitan con la producción nacional.

La producción agrícola del país enfrenta varios desafíos además de la competencia desleal de productos extranjeros que son subencionados por el estado Boliviano.

EL contrabando es otro de los problemas ya que implica también una competencia desleal dado que los productos que ingresan al país no deben pagar aranceles ni cumplir con las normas fitosanitarias y controles de calidad que se exigen a la producción nacional.

La competencia fuera del país tampoco es favorable para algunos productos del agro nacional. Según representantes de las 17 empresas productoras y exportadoras de banano del trópico de Cochabamba Argentina ha implementado restricciones a sus productos que son inaceptables; y piden al Gobierno aplicar similares medidas a los productos argentinos.

La falta de acuerdos comerciales y la falta de políticas claras para incentivar las exportaciones representan otra de las quejas del agro en Bolivia.

Pero el caso de las bananas y Argentina toca un tema muy delicado. Por un lado Bolivia tiene una enorme dependencia con argentina. Lo vimos claramente cuando prohibieron sus exportaciones de harina y el precio del haría en Bolivia se disparó.

Argentina es por supuesto el segundo mayor importador de gas natural boliviano, por lo que reclamos por bananas podrían sonar ingenuos.

Actualmente Argentina tiene amenazado al país con la reducción de sus importaciones de gas natural. Después de que el presidente morales amenazó a Pan American Energy LLC (PAE), que fue nacionalizada en 2009, con expulsarla del país si continúa con su reclamo de indemnización de US$ 1.496MM.

Por otro lado argentina reclama el control del narcotráfico que sale de Bolivia hacia Argentina. Los reclamos a Argentina hay que hacerlos ahora con mucho cuidado.

 

Comments are closed.