Bolivia está buscando inversionistas especialmente en el sector de hidrocarburos y minería. El presidente Morales y el ministro de economía estuvieron en Nueva York junto a l ministro de minería y el director de YPFB para tratar de presentar a Bolivia como un país en el que se puede invertir.

Ese fue un evento pagado por Bolivia para mostrar un producto que se llamó “La nueva Bolivia”. Dentro del país se ha aprobado una nueva ley de incentivos a la inversión en hidrocarburos en la que se ofrece que el Estado invierta junto a cualquier empresa que venga a explorar en el país.

Algunos municipios y gobernaciones han objetado que el dinero para estos proyectos salga de sus presupuestos o del IDH que les corresponde, pero la idea se mantiene.

Los beneficios que se ofrecen a los inversionistas incluyen la entrega total de las reservas forestales y hasta precios preferenciales de hasta US$ 55 el barril de petróleo nuevo.

El apuro surge del hecho de que no se ha invertido durante mucho tiempo. Tanto así que hay quienes creen que ya es demasiado tarde. Sin embargo la realidad es que Bolivia necesita inversión aunque sea tarde.

Con todo esto Uno creería que las inversión está aumentando, pero la realidad es lo contrario. La inversión en hidrocarburos durante el primer semestre de este año fue 35,8% menor a las del mismo periodo del año pasado. Es decir que aun con los esfuerzos por atraer inversión los inversionistas se están alejando.

Según el BCB la IED bruta en general cayó en 28% durante el primer semestre del año. Los inversionistas se escapan en parte porque los precios están bajando pero también por algunos problemas de falta de seguridad jurídica para sus inversiones.

EN el encuentro en Nueva York  Humberto Roca y Jacob Ostreicher protestaron fuera del encuentro con inversionistas pero inclusive dentro del encuentro se dieron reclamos a la falta de seguridad jurídica.

Apenas ayer, Bolivia llegó a un acuerdo para que pagará US$ 53,6 MM por  haber nacionalizado las empresas Electricidad de La Paz, Oruro, la Cadeb) y Edeser.

Sin embargo Bolivia tiene una docena de demandas internacionales por indemnización y no todas por nacionalizaciones como el caso de la Jindal. También esta Mallku khota, Sinchy Wayra, SABSA, Pan American Energy y otros.

La situación actual es difícil porque el pagar las indemnizaciones es una especia de garantía para los inversionistas de que inclusive si las cosas salen mal Bolivia paga sus deudas. Por otro lado es un poco difícil justificar que las cosas hayan salido mal para tantas empresas en los últimos años.

A pesar de todo esto Bolivia necesita inversión en de forma desesperada sobre todo en el tema de hidrocarburos en los que no se ha invertido durante más de 10 años.

Las reservas se están agotando y pronto debemos renovar contrato con Brasil y aumentar los volúmenes enviados a Argentina, y la demanda interna debe seguir creciendo.

Encontrar gas es una prioridad urgente.

 

Comments are closed.