Los mercados internacionales de materias primas están en un proceso de transformación que empezó hace ya varios años. Uno de los efectos más visibles es el alza de precios de las materias primas que ha generado lo que se ha llamado un súper ciclo de los precios.
Tras el final de la guerra fría y la aplastante victoria del capitalismo sobre el comunismo, la economía mundial tuvo un periodo de reajuste y luego de un gran crecimiento cuando las técnicas de producción y de financiamiento de un gran número de países en desarrollo fueron transformadas.
El resultado es un enorme aumento en la capacidad de consumo de la población mundial y aquí es donde se presenta el problema de las materias primas. El problema fue que simplemente había entonces más demanda que la que podía abastecer la producción.
El resultado fue un alza muy fuerte en los precios de las materias primas. El promedio de precios de los últimos 5 años es de lejos el mayor promedio de la historia en el caso del Oro, del estaño, del cobre, del petróleo, del zinc, de la soya, del arroz, del trigo, y la lista continúa.
Estos elevados precios resultaron en grandes inversiones para aumentar la producción. Estas inversiones naturalmente tardan en empezar a rendir frutos, pero 8 años son suficientes como para que empiecen a hacer efecto las inversiones. Esta es la razón por las que algunos creen que el súper ciclo estaría llegando a su fin.
Este es un periodo de reajuste y por lo tanto de inestabilidad y muchas fluctuaciones en los mercados, pero también de grandes inversiones y oportunidades.
Según la página de economía y finanzas de El Diario de la Paz, Brasil logró recaudar US$1.400MM en la primera subasta de nuevas licencias para la exploración de petróleo, la primera subasta en cinco años.
Las empresas que lograron adjudicarse zonas de exploración incluyen algunos de los nombres más grandes del planeta como ExxonMobil, Chevron y BP al igual que BG Group. Con esta subasta Brasil espera brindar un nuevo impulso al negocio del petróleo tras los éxitos logrados con los yacimientos presal.
Otranota muy interesante dice que el gobierno de Indonesia enviará una delegación a China para renegociar el precio del GNL que le vende, bajo el contrato actual que data de 2006 el precio del GNL es de US$3,45/MMBtu y fue fijado en base a un precio del petróleo de US$38 por barril.
El precio actual del GNL en la región está por encima de los US$13/MMBtu. Indonesia espera lograr un precio entre US$6 y 11/MMBtu. Bolivia enfrentará una renegociación con Brasil en 2019, por lo que sería bueno poner atención a este tipo de contratos y renegociaciones.
La dependencia del los precios de las materias primas nos obliga a tener una mirada global.
Según El Diario, China ha anunciado que está buscando aumentar el flujo de inversión extranjera directa (IED) a las provincias pobres del oeste, en varios sectores incluyendo la industria automovilística y la minería, especialmente en los sectores de estaño y zinc. China busca desarrollar proyectos en la provincia autónoma de Guangxi que el año pasado fue el origen del 22% de la producción de estaño de toda China.
El anuncio aun no ha afectado al mercado internacional. Pero en el largo plazo significa que china aumentará su producción, y en el corto plazo significa una gran oportunidad de inversión para los capitales que buscan invertir en estaño en algún lugar de la aldea global.
Mientras tanto en un punto más remoto de la aldea global, el gerente general del Instituto Boliviano del Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, informó que Bolivia pierde a diario US$10MM, producto de la paralización de las importaciones y exportaciones a consecuencia de las movilizaciones y bloqueos.
Estas son las pérdidas sólo en el comercio exterior, lo que pierden las pequeñas empresas dedicadas al mercado interno, no se ha cuantificado aun.
La semana pasada por ejemplo, las fuentes gubernamentales y los medios estatales, estuvieron hablando de las carreteras expeditas y que los bloqueos habían sido levantados y sólo habían bloqueos esporádicos.
Sin embargo, una fuente en la terminal de buses de La Ciudad de La Paz asegura que durante los cinco días de semana en los que normalmente parten de esta terminal un promedio de 1500 flotas, en toda la semana sólo salieron 80.

 

Comments are closed.