El precio del Petróleo sigue cayendo en el mercado internacional y las repercusiones sobre la economía nacional se empiezan a sentir.

Los primeros efectos se vieron las cifras de las exportaciones publicadas por el INE que señalan que las exportaciones se redujeron en 22% en enero.

Hay otro tipo de efectos también y son las declaraciones oficiales sobre la economía nacional.

Primer estuvieron las posturas desafiantes que dedcían que el Blindaje estaba en pie y que Bolivia no sentiría los efectos de la caída de los precios de las materias primas.

Ahora llega el momento de asignar culpables para justificar los malos manejos.

La noticia económica del día es sin duda la declaración del ministro de Economía y finanzas que aseguro ayer que

El ministro Arce declaró a la ABI que la inversión total en el país para este año alcanzará a un 22 por ciento del PIB nominal.

La inyección pública concentrará el 15 por ciento, dejando al empresariado privado nacional sólo un 7 por ciento de participación.

“Les estamos diciendo todos los años que es una vergüenza que nuestros empresarios estén invirtiendo $us 1.100 o 1.200 millones por año”.

El Ministro de Economía ratificó que la inversión pública para este año superará los 6.000 millones de dólares, mientras que los empresarios privados anunciaron una inversión de $us 1.700 millones de dólares.

Con esos argumentos, Arce justificó la reducción en la previsión de crecimiento de Bolivia para este año, que de 5,9 por ciento bajó al 5, reajuste -a su juicio- elaborado por la escasa inversión del empresariado nacional, a pesar de ser un sector que hasta cuadruplicó sus ganancias en los últimos nueve años.

Sin embargo el ministró no mencionó todos los desincentivos que tuvo el sector privado para la inversión durante su gestión.

Desincentivo. Mario Yaffar, presidente de la Cámara Nacional de las Industrias (CNI), comentó que habrá una incidencia del 10,4% en las planillas del sector industrial, debido al incremento del  8,5% al haber básico y del 15% al Salario Mínimo Nacional.

Este año nuevamente existirá un des aceleramiento en la creación de nuevas fuentes laborales y no descartan que algunas  medianas y pequeñas empresas (MyPES), cierren sus puertas producto de estas cargas salariales, aseguró Yaffar.

Luego está también el hecho de que según el banco mundial cataloga al sistema de impuestos de Bolivia como el más complicado del mundo.

Los avasallamientos a las empresas privadas, las nacionalizaciones, la prohibición a las exportaciones, la falta de gas natural para los parques industriales de Santa Cruz, Tarija y La Paz.

Hay una serie de desventajas que enfrenta el sector privado para invertir en el país y estas podrían explicar por qué sus niveles de inversión no alcanzan las expectativas del Ministro.

 

Comments are closed.