El oro cayó este jueves a mínimos de ocho meses, en medio de una fuerte apreciación del dólar a máximos de siete semanas causada por mayores expectativas de que la Reserva Federal (FED), el equivalente al Banco central de EEUU, empiece a elevar sus tasas de interés este año.

Las últimas cifras de desempleo publicadas por el FED alientan el optimismo en torno a la economía lo que generalmente también tiene un efecto sobre el precio del oro. El efecto sobre el petróleo es al alza pero otros factores lo han mantenido bajo.

La Agencia de Internacional de Energía cambió su pronóstico de demanda a la baja durante esta semana y la aprobación del acuerdo entre Irán y el grupo de los 5+1 sobre las intenciones de su proyecto nuclea, prometen un largo periodo de bajos precios para el petróleo.

El gigante angloholandés Shell prevé que el precio suba a 90 dólares por barril al 2020. Mieras tanto el precio del WTI cayó en 13,64% en lo que va del mes.

Los efectos sobre Bolivia ya son conocidos: en el caso del petróleo significa menores ingresos por la venta gas natural.

En el caso específico de la caída del precio de los minerales y del departamento de Potosí el tema es muy importante en estos días.

Según las cifras del INE. Las exportaciones del departamento de Potosí cayeron en 10,48% en los primeros cinco meses del año, en relación al mismo periodo del año pasado.

La caída en las exportaciones mineras llega a 6,17%; en términos reales significa casi US$ 40MM. Pero los otros sectores de la economía potosina están sufriendo aún más.

Naturalmente la minería representa 89% de las exportaciones del departamento; la industria manufacturera sólo representa el 9,7%, y sus exportaciones cayeron más de 32%, y las del agro, que apenas representa menos de 1%, cayeron en 65%. Todo esto comparando los primeros cinco meses de este año con los del año pasado.

Esto explica en parte por qué los potosinos están movilizados en busca de mejores condiciones para su departamento.

En el oriente donde el sector agrícola es más importante, esta semana se dio un caso extraño de freno a las exportaciones.

Según el Deber de Santa Cruz, 22 camiones con productos bolivianos fueron detenidos dentro de Bolivia como contrabando.

La Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO) y la Asociación de Productores de Oleaginosas (Anapo) certificaron como legal y de producción nacional el supuesto maíz de contrabando incautado por el Ejército y la Aduana Nacional el jueves en Camiri.

Tras el análisis, la Aduana admitió el equívoco ‘a medias’ y liberó el convoy de 22 camiones con 525 toneladas de carga. No obstante, la institución insistió en que los productores menonitas de la localidad de Caiza no presentaron la totalidad de sus documentos.

Las exportaciones del agro en Bolivia ya enfrentan otras barreras como los bloqueos de las fronteras en Chile, que es una barrea externa.

El ml estado de las carreteras, sería una de las barreras internas, pero sobre todo está la prohibición de las exportaciones de algunos productos.

Otras barreras son la burocracia y la larga lista de requisitos y sistemas paralelos de registro ante la aduana y lo que el BM califica como el sistema de impuestos más complicado del planeta.

 

Comments are closed.