El precio del zinc está al alza pero desde China llegan noticias de que ese país, ha aumentado su producción de zinc y acero para tratar de reducir el precio al que compra estos metales del mercado internacional.

Para el caso del zinc las perspectivas de una reducción de precios no son buenas. Por el contrario se espera que el precio siga subiendo durante 2014.

Sin embargo las señales negativas de que los precios de los productos que exporta Bolivia están sumando.

Según El Diario de La Paz, El economista José Luis Evia advirtió que el país ha comenzado a registrar signos recesivos que podrían afectar los resultados del desempeño de la economía durante la próxima gestión.

Evia hizo planteó que. “Hay signos que son negativos como la balanza comercial y el superávit fiscal, cuyas cifras al finalizar este año serán bastante menores a la de los años anteriores por el impacto del doble aguinaldo que representa la erogación de $us 300 milllones”.

Por su parte, la Fundación Milenio advirtió que “durante 2014 el entorno externo mundial continuará siendo turbulento, lo que conducirá a un menor crecimiento de la demanda de las exportaciones”, en algunos casos los precios podrían caer.

El caso más preocupante para Bolivia es el caso del gas, del que dependen alrededor de 70% de las exportaciones bolivianas.

Según la más reciente edición de Siglo 21, Poco a poco, el gobierno de la señora Cristina de Kirchner está creando en Argentina las condiciones para lograr el autoabastecimiento de gas natural, lo que equivale a una amenaza a los ingresos de Bolivia.

Para esta actitud del gobierno argentino ha influido, en parte, la amenaza que hizo el presidente EMA en octubre pasado a la empresa Pan American Energy (PAE) por haber iniciado una acción legal contra Bolivia en el CIADI por las acciones que poseía en YPFB Chaco.

El principal motivo de esta actitud argentina es que ese país tiene un gasto millonario en energía, por sus crecientes importaciones.

En solamente tres semanas el gobierno de la señora Kirchner ha aprobado medidas dirigidas a incentivar la producción de gas en su país: “mientras prepara un recorte de subsidios que disparará aumentos de tarifas en los servicios de luz, gas y agua de las industrias y los hogares de mayores ingresos, el gobierno argentino lanzó un nuevo plan para estimular la producción de gas que implicará un desembolso a las petroleras de US$ 677 millones en los próximos cuatro años.”

Una reducción en las ventas de gas boliviano a Argentina sería un duro golpe para las finanzas del estado, pero podría ser una buena noticia para la industria en el país. Actualmente hay varios proyectos en Bolivia que están paralizados por falta de gas.

El Mutún podría tener alguna esperanza de exportar algo más que tierra con alto contenido de hierro, y el Bolivia podría dejar de importar acero. Los parques industriales de santa Cruz, Tarija y Chuquisaca podrían contar con el gas que viene pidiendo para empezar echar a andar las fábricas.

Las tres fábricas de cemento que no funciona en Santa Cruz por falta de gas natural  podrían empezar a producir, y el estado podría dejar de importar cemento desde Perú.

La constitución boliviana dice claramente que el consumo interno los hidrocarburos debe ser abastecido antes que el mercado de las exportaciones. Esto no se cumple. Pero si Argentina reduce su demanda, antes de que las reservas bolivianas se agoten, entonces alguito de gas boliviano podría quedar para los bolivianos.

 

Comments are closed.