El precio del petróleo está nuevamente a la baja y registra una caída de 13% en 12 meses.

Tres factores han estado afectando el precio del petróleo en esta semana. Por un lado los conflictos en el Medio Oriente han generado preocupación en una región particularmente inestable.

Sin embargo, los efectos de estos temores sobre el precio del petróleo han sido contrarrestados por las cifras de crecimiento de los países avanzados, Europa está nuevamente al borde de la recesión. Por último las más recientes cifras muestran altas reservas en EEUU.

En el mundo del gas natural, han surgido algunas novedades que podrían afectar a Bolivia.

El ministerio de comercio e industria del Japón anunció que está implementando un sistema para regular el precio del Gas Natural Licuado (GNL), que es transportado en buques alrededor del mundo y cuyo precio varía desde US$16,8/MMBTU en Japón hasta US$2,9/MMBTU en EEUU. Bolivia vende gas a Argentina en US$11/MMBTU y a Brasil en US$9/MMBTU.

Actualmente, no existe un parámetro internacional para el precio del GNL que compite con el gas boliviano tanto en Brasil como en Argentina. El proyecto japonés busca fijar un estándar para 2014.

El precio del oro no mostrará señales de recuperación hasta que la demanda asiática se recupere. Las perspectivas para la demanda de los países desarrollados son muy pobres. EEUU espera las negociaciones de Obama con el congreso para el nuevo presupuesto, mientras 17 países que usan el euro como moneda están oficialmente en recesión por primera vez en tres años, lo que ha reducido las perspectivas económicas de toda la región.

La demanda de oro en la China durante el tercer trimestre cayó en 8%, el mayor bajón desde 2003, en una tendencia que podría mantenerse. La demanda mundial ha caído en 11% en el tercer trimestre.

Estaño: Esta semana se han presentado rumores de un gran aumento en los embarques de estaño que salen de Indonesia, el mayor productor mundial.

Según cifras preliminares, los despachos en octubre habrían sido de 11.048T, más del doble de lo registrado en el mismo mes del año pasado. Las grandes empresas están planificando recortes en su producción, por lo que el repunte se debería a un aumento en la producción de los independientes medianos.

Aún se espera un repunte en el precio hasta antes de fin de año debido a una escasez de estaño, que se hace cada vez menos probable con las reducciones en el consumo de los países desarrollados.

En Bolivia el precio del estaño y otros minerales no han llegado lo suficientemente alto como para volver a despertar conflictos y avasallamientos.

El tema que domina las noticias económicas sigue siendo el conflicto por el recorte del 30% al crédito fiscal de las facturas por la compra de diesel y gasolina.

El transporte pesado nacional se reúne en Santa Cruz de para definir una posición unánime.

Mientras tanto, García Linera aclaró que con este escenario, no hay motivo para que los transportistas aumenten el precio de los pasajes. Y el ministro de economía Luis Arce dijo que la medida impositiva no afecta a los bolsillos de los bolivianos.

Lo curioso es que se ha aclarado que son US$56MM los que se recaudarán con el recorte del 30% al crédito fiscal de las facturas por la compra de diesel y gasolina. Son US$56MM que los contribuyentes ya no tienen en sus bolsillos.

Para las autoridades esto parece ser despreciable, pero para los contribuyentes y transportistas paree que US$56MM sí es una suma importante.

 

 

Comments are closed.