Mientras los conflictos en el país continúan, el gobierno anuncio ayer la reestructuración de la empresa minera nacionalizada de Huanuni, que continuará operando, pero reestructurada.
Tras dar una lista de trabajadores y detallar los salarios de estos trabajadores, el ministro de Minería, Mario Virreira aseguró que se deberán modificar estos salarios con la finalidad de bajar los costos de producción.
Virreira, quien aseguró que la empresa ya perdió cerca a 5 millones de dólares, porque dejó de producir por el paro que acompaña al conflicto sobre la jubilación de los trabajadores.
Según el Diario de La Paz, do, el ministro de Minería insistió en los altos salarios que perciben los trabajadores en esa empresa estatal.
Antes de su nacionalización en noviembre del 2006, la empresa contaba con una planilla de 700 trabajadores; con la nacionalización se sumaron a la planilla los mineros de las cooperativas Nueva Karazapato, La Salvadora, Playa Verde y Libres, que según dijo esta semana el propio Virreira significó incorporar a 4500 trabajadores.
Lo extraño es que El ministró de minería está criticando el manejo de una empresa que es manejada por el estado. Es una autocrítica muy dura.
Según EL DIARIO, el director laboral de la Empresa Minera Huanuni (EMH), Walter Rocabado, afirma que este centro minero, está lejos de la quiebra ya que tiene reservas por encima de los 17 años de explotación y manifestó que las autoridades de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol) “ofrecieron información inexacta en la rendición de cuentas pública” realizada a principios de febrero.
El director laboral desestimó que Huanuni esté en “riesgo de quiebra” como anunció el Gobierno, dado que el punto de equilibrio de la producción considera una cotización internacional del estaño de 6 a 7 dólares, mientras que la cotización de este martes se situó en $us 9.45 la libra fina, lo que le permite tener un margen de rentabilidad aún apreciable para seguir produciendo en condiciones competitivas.
Por punto de equilibrio se refiere al costo de producción que según este cálculo sería de entre US$6 y 7 por libra fina.
La administración estatal está probando ser algo ineficiente cuando se trata del manejo de empresas.
Mientras tanto en el sector privado, la eficiencia del sector privado se está topando con una limitación impuesta por otras fallas en la administración estatal.
Según el deber de SC, en el inicio de la campaña de la zafra en el Ingenio Azucarero Guabirá el presidente de la compañía, Carlos Rojas, pidió al Gobierno que garantice la exportación plena del azúcar a los mercados internacionales.
El ejecutivo, indicó que este año la zafra los encuentra con una gran cantidad de azúcar estocada por la falta de exportación en 2012. Aseguró que en los próximos días presentará al Gobierno el modelo 70/30, es decir, que el 70% de la producción sea para el consumo interno, mientras que el 30% esté destinado al mercado internacional.
“Tenemos excedentes y si no tienen una fluidez en la exportación van a reprimir al mercado interno y desincentivar a los propios productores.
Algo parecido pasa con la soja. Los productores e han quejado por que sus silos ya están llenos y el sistema de almacenamiento habría colapsado por las restricciones a las exportaciones.
En este caso las restricciones se deben a la falta de agilidad en las autorizaciones de las exportaciones.

 

Comments are closed.