El valor del barril de crudo de Texas, de referencia para Bolivia, volvió a caer ayer y cerró en US$55,91 barril.

El ministro de Economía, Luis Arce, dijo ayer que calcula un ahorro de unos 150 millones de dólares en la importación de combustible por la caída del precio del petróleo.

Esta es una especie de distracción del problema principal que es la pérdida de más US$1,000MM en las ventas del gas a Brasil y argentina que también son afectados por el precio del petróleo.

Según El Día de Santa Cruz, José Luis Parada, Secretario de Hacienda de la gobernación, afirmó que el Presupuesto General de la Nación (PGN 2015) fue programado con el precio del barril de petróleo en $us 84,34.

Actualmente el precio del WTI está US$56/barril, Según Parada esto afectando los ingresos de las regiones que se destinan principalmente a inversiones.

La caída en los ingresos afecta directamente a todo lo que son proyectos de inversión, porque en las gobernaciones un 85% de esos recursos van para inversión, explicó Parada a tiempo de añadir que solo en el presupuesto la merma es de $us 1.000 millones. En total se estima una bajada de alrededor de $us 1.300 millones.

Lo que se ahorra en importación de diésel es una distracción de los verdaderos problemas que aquejan al sector del gas en el país.

Mientras los precios internacionales se desploman en Bolivia YPFB ha sido golpeada por un caso de corrupción que pone en duda la administración responsable de los recursos de la estatal.

ANF: La ministra de Comunicación, Amanda Dávila a nombre del Gobierno central ratificó este lunes su apoyo al presidente interino de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Carlos Villegas y afirmó que “ponen las manos al fuego” ante cualquier denuncia contra esta autoridad de Gobierno.

La ex jefa de la Unidad de Comunicación de Yacimientos, Selva Camacho, quien es acusada de beneficiar a sus familiares con contratos de la estatal, declaró este lunes a los medios de prensa, que hay nexos de “una verdadera red de corrupción” entre funcionarios de YPFB y la jefe de gabinete del Ministerio de Culturas, Iris Villegas, esposa del presidente Carlos Villegas.

Esta sería la segunda vez desde 2009 que un presidente de YPFB y su esposa se ven involucrados en un caso de corrupción. Cuando Santos Ramírez y su esposa Giovana Navia fueron involucrados en una estafa y un asesinato relacionado a un negociado en la planta separadora de líquidos en Río Grande.

2014 cierra con malas noticias para el sector hidrocarburos en Bolivia. Desde el exterior la China anunció un crecimiento industrial menor al esperado, lo que generó la caída en el precio del petróleo de la jornada de ayer.

Dentro del país Las reservas se agotan y en 2014 YPFB negó el suministro de gas a dos de las tres empresas de cemento que estaban esperando el gas en Santa Cruz.

También faltó el gas para los parques industriales de Santa Cruz, Tarija, Chuquisaca y La Paz. La falta de gas para la industria Boliviana contrastó con el aumento de contratos interrumpibles con Argentina.

Una de las buenas noticias en el cierre de 2014 es que se han recalibrado las reservas de gas, pero lamentable mente esto se logró con un nuevo cálculo de los yacimientos ya existentes y no con un nuevo descubrimiento.

Para el cierre, la caída del precio internacional del petróleo tendrá un efecto tan grande sobre la economía nacional que el tema de la corrupción pasará a un segundo plano.

 

Comments are closed.