El precio del estaño ha caído por debajo de US$10/libra fina por primera vez en el año y ha perdido más de 13% de su valor desde enero de 2013.

El petróleo ha perdido 15% de su valor con respecto a abril del año pasado.

En general las economías desarrolladas han visto una caída en picada de sus bolsas de valores en esta semana.

En Nueva York, ayer se vivió el peor día del año en Wall Street, el Dow Jones de Industriales, el índice de referencia del parqué neoyorquino, cayó 1,79%—su mayor descenso desde el pasado 7 de noviembre— para .

Las pérdidas del S&P 500, llegaron a 2,3% en un solo día, mientras que el Nasdaq, perdió otro 2,38%.

La explicación es que las cifras de la China fueron decepcionantes.

La economía china creció un 7,7 por ciento interanual durante el primer trimestre del año, dos décimas menos que en los últimos tres meses de 2012, informó ayer el Buró Nacional de Estadísticas del país.

Un crecimiento de 7,7% es algo envidiable cuando se trata de crecimiento del PIB así sólo se de un trimestre. Más aun es más de lo que el gobierno chino se había planteado como meta para este primer trimestre que era 7,5%.

Con un PIB de US$1,92Bn en el primer trimestre, no se llegó a alcanzar las expectativas del mercado. Y 7,7% de crecimiento económico fue considerado como insuficiente por los mercado internacionales y es esto lo que está causando la caída libre también de las materias primas industriales y mineral a nivel, mundial.

Es en este panorama en el que aun se espera la llegada de la nueva ley minera que deberá regular las reglas del juego y tratar de atraer inversiones al país.

La ley de minería se ha retrasado tanto que el mercado ya está cambiando de un mercado que asciende a un mercado que se viene abajo.

Este es un problema que tiene preocupados a algunos sectores de industriales Bolivianos que no son sólo el sector minero y extractivo del país.

Según el diario de La Paz, Si no hay inversión, el crecimiento es más lento por ello es importante evitar la inestabilidad jurídica.

Según el director comercial de Inversiones Latinoamericanas S.A, Miguel Martinic, la nueva Ley de Inversiones que actualmente es elaborada debe garantizar la seguridad jurídica a las inversiones y evitar las “nacionalizaciones hostiles”.

Explicó que a diferencia de algunos países de la región, Ecuador, Perú y Colombia han aprovechado los nuevos flujos de inversiones especialmente de Europa, donde los negocios y los temas regulatorios en el marco de la Comunidad Europea, se han sofisticado en mayor grado, lo que se traduce en una mayor exigencia en los intercambios comerciales.

Sostuvo que los recursos de inversión llegan efectivamente a los países receptores a condición de que exista reciprocidad en el trato a la inversión extranjera directa, por lo que alertó sobre las consecuencias de las estatizaciones “hostiles”.

Los países vecinos aprovecharon las condiciones favorables del súper ciclo del precio de las materias primas que se vive desde 2006.

Los resultados son records históricos en la inversión minera en Perú, Chile y Colombia. Otra de las consecuencias fue la creación de impuestos a las ganancias extraordinarias. Esto claro para aprovechar los efectos del súper ciclo.

Sin embargo, en el país las inversiones fueron menos abundantes básicamente porque las condiciones de seguridad jurídica son muy pobres. Entre las nacionalizaciones y los avasallamientos, los inversionistas fueron a buscar oportunidades en los países vecinos donde las condiciones son mejores.

Como su nombre lo indica este súper ciclo, tendrá un final. Y Bolivia puede haber perdido una gran oportunidad para incentivar la inversión.

 

Comments are closed.