El presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Carlos Villegas, informó este sábado que Bolivia aumentará el envío de gas natural hasta 19 millones de metros cúbicos por día a la República Argentina, compromiso que fue revalidado en Buenos Aires en reunión con el ministro argentino de Planificación, Julio de Vido.

El contrato que rige actualmente para los envíos de gas boliviano a Argentina establece 13,6 MMm3d. y adicionalmente está el volumen del contrato interrumpible.

Según Villegas, el 2013 los envíos a Argentina llagarían a 19Mm3d. esto por la ampliaciones programadas por el contrato y las adendas. Es decir que es lo pre programado, no son volumen adicionales disponibles, como los que conforman el contrato interrumpible.

Este contrato interrumpible fue creado para enviar los 2,6MMm3dadicionales que YFB logro reunir para el proyecto de la siderurgia en Bolivia, mientras aun estaba aquí la Jindal. La empresa que fue escogida por el gobierno actual en 2007 para explotar el 50% del Yacimiento del Mutún, debía recibir 10MMm3d de gas natural para poder transformar el mineral de hierro en acero.

Debido a la falta de gas, la empresa accedió a recibir de 6MMm3d, que era lo mínimo con lo que podía operar. YPFB sólo podía ofrecer 2,6MMm3d. Por lo que la empresa tuvo que retirarse y el Gobierno nacional se comprometió a realizar el proyecto de siderurgia en dos años más, por lo que lo 2,6MM3d podían ser enviados a Argentina.

De allí que el contrato es interrumpible, con la esperanza de algún día poder usar los 2,6MM3d para la siderurgia.

Las diferencias de los mercados son fuertes, por un lado Argentina paga más por el gas, ya que el precio ofrecido a la Jindal era menor por el tema del consumo interno y el apoyo a la industrialización. Además está todo el discurso del gas para los bolivianos, que está respaldado por la constitución que prioriza el consumo interno.

La crisis energética de Bolivia se está haciendo cada vez más evidente.  La semana pasada se anuncio un proyecto de producción de cemento que requiere de 11MMm3d de gas natural en Santa Cruz, lo que pondría en aprietos nuevamente a YPFB porque se trata de consumo interno y debería tener prioridad sobre las exportaciones.

La Fundación Milenio identifica en un reciente informe que la incertidumbre sobre la provisión de gas natural, es uno de los factores de riesgo para la planta de urea y amoniaco de Carrasco. Un proyecto de US$ 1.100 MM (un contrato sin licitación).

La falta de combustibles para el consumo interno no es sólo de gas natural. Según Siglo 21

El gobierno tiene estadísticas sobre el crecimiento del parque automotor en 200 vehículos por día como resultado del contrabando de los “chutos” y robados que llegan desde Iquique y se “nacionalizan” con mucha facilidad.

El flujo de ingreso de esos autos no ha disminuido con las prohibiciones lanzadas por el gobierno. El Estado no se beneficia ni siquiera con la “nacionalización”, porque es irregular, con documentos falsos o clonados. Las placas de control de esos vehículos tampoco son vendidas por el Estado, sino por quienes las fabrican de manera irregular.

Y todo eso se traduce en un incremento continuo de la demanda de combustible. El ministro de Economía informa cada semana en las reuniones de gabinete que el panorama de la subvención de los carburantes se ha hecho insostenible.

Recordemos que Bolivia compra  cada vez más combustibles a precio de mercado para venderlos dentro del país a precios subvencionados.

 

 

Comments are closed.