El precio del Gas Natural Licuado (GNL) en Europa llegó a su record esta semana con US$10,48/MMBtu (millón de unidades térmicas británicas). En el Asia, donde el precio se fija con el sistema “spot”, se cotiza alrededor de US$20/MMBtu. En Brasil y Argentina el precio promedio de compra del GNL está entre US$15 y US$17/MMBtu.

El precio del gas en EEUU es de US$3,6/MMBtu. Bolivia vende gas natural en US$10,59/MMBtu a Brasil y US$8,86/MMBtu a Argentina.

En el mercado del oro, la incertidumbre fiscal en Europa ha ayudado a elevar el precio del oro en la semana.

Sin embargo, en el largo plazo los inversionistas han mostrado confianza en la economía global y continúan vendiendo oro para invertir en los mercados de valores que son considerados más riesgosos.

El precio del oro ha perdido 12% de su valor desde octubre el año pasado y llegó a cotizar por debajo de US$1.580/onza troy. El precio ha caído en 18% desde su récord alcanzado en 2011.

En Bolivia mientras tanto, en un gesto que equivale a un dramático cambio de actitud, el gobierno se propone aprobar una ley que castigue con ocho años de cárcel a los avasalladores de minas.

Hasta hace pocos meses, el gobierno alentaba a los avasalladores, como en los casos de Colquiri y Mallku Cota, pero ahora quiere castigarlos: se ha divorciado de los avasalladores.

Con criterio de mucha oportunidad, los empresarios de Santa Cruz están pidiendo al gobierno que aplique medidas similares contra los asaltantes de predios agrícolas en producción, de los que se presentaron 70 casos en los últimos tres meses.

Según el deber de SC, Con ocasión del acto de posesión del directorio de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), el vicepresidente del país, Álvaro García Linera, llamó a los productores a invertir y apostar por la expansión de la frontera agrícola para garantizar la producción de alimentos para el mercado interno e internacional.

A su turno, el gobernador Rubén Costas y el presidente de la CAO, Julio Roda, pidieron reglas claras y seguridad jurídica para invertir.

Pidieron frenar las tomas de tierras, acelerar la ley de ampliación de la FES, de bancos para facilitar el acceso a créditos y de inversión.

Ayer el presidente Evo Morales pedía a los empresarios franceses que inviertan en Bolivia al mismo tiempo que su gobierno preparaba duros castigos para los avasalladores de minas.

La nueva postura del gobierno ante las inversiones es opuesta a la inicial, que consistió en ahuyentarlas con actitudes entre francas y solapadas.

Por un lado las nacionalizaciones y por otro lado la condonación de los avasallamientos mineros llevaron a Bolivia a perder mucha credibilidad en el mundo de los inversionistas que ahora se busca atraer.

El caso minero es uno de los más evidentes. Según el Instituto Fraser de Canadá, Bolivia es considerado por los líderes en minería mundial como el peor lugar para invertir si se toman en cuenta las “actuales condiciones regulatorias y las restricciones de tierras”.

El problema ahora es que es mucho más fácil destrozar la reputación de un país que fortalecerla.

Quizá el momento de ir a pedir inversiones a los europeos no haya sido el más apropiado, por la crisis que azota a ese continente, pero el gesto de Morales es muy revelador.

Los intentos de instalar empresas estatales para traer nuevas tecnologías o incluso tecnologías notan nuevas como en el caso de papelbo o la producción de litio, o la producción de acero, o la explotación de estaño, no han tenido mucho éxito.

Las ofertas Francesas son precisamente de traer nuevas tecnologías al país, nuevas para el país claro, pero la intención es buena.

 

Comments are closed.