El mundo del petróleo recibió ayer una noticia muy esperada que podría tener un efecto de gran importancia para Bolivia y el mundo.

Irán logró un acuerdo sobre su programa nuclear en el que renuncia al uso de la tecnología nuclear para la creación de armas.

El histórico acuerdo alcanzado entre Irán y el Grupo 5+1, un total cambio del escenario político global con la reincorporación del país asiático como actor activo a la comunidad internacional, abre también muchos interrogantes sobre cuál será ahora la evolución en el seno de la República Islámica.

Lo que está claro es que el acuerdo nuclear es un éxito sin paliativos del presidente, Hasán Rohaní, un clérigo moderado que accedió al poder de forma inesperada con la promesa de abrir su país al mundo, mejorar la economía y aligerar la represión social, política y cultural sobre los ciudadanos.

Esto es importante para Bolivia, no por los lazos comerciales entre Irán y nuestro país, prácticamente no tenemos relación comercial; cero exportaciones, cero importaciones según las cifras del INE. Aun así Irpan llego a ser el país con la mayor delegación diplomática en Bolivia, con más acreditados que todo el resto de los países del mundo juntos.

Esto se debe presumiblemente a las aspiraciones nucleares de nuestro gobierno. Pero volviendo al mundo de la realidad, la forma más inmediata en la que el acuerdo nuclear de Irán afectará a Bolivia y el mundo es el precio del petróleo.

Aun no se sabe cuando se levantaran oficialmente las sanciones, pero si se sabe que se levantaran, se sabe también que esto le quitara el freno de mano a las exportaciones iraníes de petróleo y gas.

Irán tiene la cuarta reservas de petróleo más grande del mundo, después de Venezuela, Arabia saudita y Canadá. Irán tiene la mayor reserva de gas natural del planta. Por lo que el efecto que podría tener en el mercado es enorme.

Con las sanciones las exportaciones de petróleo de Irán cayeron en casi 50% en volumen y la llegada de su producción total al mercado será un nuevo golpe al precio internacional que ya ha perdido alrededor de 11% de su valor desde principios de mes y 47% desde hace un año.

El resultado sobre los ingresos de Bolivia como sabemos ha sido la caída de 28% en las exportaciones de Bolivia en los primeros 5 meses del año.

El potencial del efecto sobre los precios del petróleo podría ser enorme y llevara a la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) a replantear sus políticas de producción y cuotas de producción.

La OPEP ha estado produciendo por encima de su máximo establecido por ellos mismos. La disciplina no es uno de los puntos fuertes de la agrupación.

Pero la llegada del petróleo de Irán aunque aún no tiene fecha, sin duda afectará el precio internacional y los ingresos de Bolivia también.

Si el efecto en el mundo del petróleo es a mediano plazo (los expertos estiman que se levanten las sanciones a fines de año) el efecto sobre el mundo del gas natural es de un plazo mayor pero podrías ser más importante para Bolivia.

Las plantas de regasificación y la enorme oferta de GNL están cambiando el mercado internacional del gas y podría afectar los acuerdos de Bolivia con Brasil y Argentina ya que ambos tienen plantas de regasificación. Esti quiere decir que el GNL que se transporta en buques, compite directamente con nuestro gas.

En el GNL los contratos son de corto plazo y tienen un precio que puede variar con gran rapidez, de una semana a otra, de un buque a otro, mientras que los contratos de Bolivia cambian de precio cada 3 meses.

La llegada del GNL de Irán al mercado podría cambiar la posición de Brasil y Argentina en las negociaciones futuras por el gas natural boliviano.

 

One Response to 15 julio 2015 – Análisis Económico

  1. Fernanda Trigo Peres dice:

    Pero esta caida futura no creo que se de gracias a la torpe declaracion del señor Obama que no descarta la operacion militar a Iran, y considerando que vendra un presidente mas conservador que el actual de Usa ya sea democrata o republicano, este acuerdo se ve muy fragil para su cumplimiento