La consulta autonómica y las posibilidades de la re elección indefinida para la presidencia y la vicepresidencia están dominando la atención del público en el país mientras algunos factores de la economía quedan en segundo plano.

La caída en los precios de las materias primas sigue siendo el principal factor de desequilibrio para la economía nacional que empezó a perder ingresos a fines del año pasado.

Algunos sectores son afectados de forma más directa que otros. Según El Día de Santa Cruz, Los mayores porcentajes de reducción de ingresos están en el departamento de La Paz con -46.5%, seguido de  Tarija -37%, Chuquisaca -34.5% y  en Santa  Cruz fue de -33%.

Pero el mercado internacional no es la única fuente de aprietos para algunas regiones. Según Pagina Siete, Tarija, la región más rica, está “al borde” de la bancarrota. Esto por los malos manejos de la anterior gestión que habría dejado el departamento más rico del país en la miseria.

Inclusive en Cochabamba se hace sentir la falta de recursos cuando se anunció que parte del tren urbano deberá ser financiado con crédito comercial porque a diferencia de los teleféricos de La Paz, el estado no podrá pagar por todo el proyecto.

La falta de recursos lleva a recortes en los presupuestos regionales pero también hay reducciones en los gastos del estado y en particular en las empresas estatales que vienen perdiendo dinero.

Según la edición de esta semana de Siglo 21, el ministro de Economía había anunciado que cerraría todas las empresas estatales que fueran deficitarias, más o menos como había hecho el MNR en 1986 antes de cerrar las minas de Comibol.

Entonces, el MNR había llegado a un acuerdo con los trabajadores, pagándoles montos extraordinarios como indemnización, pero esta vez el gobierno del MAS ha optado por aplicar las primeras medidas amargas a empresas que no pueden reaccionar o denunciar el hecho.

La Empresa Constructora del Ejército fue intervenida la semana pasada, igual que el Megacenter de La Paz, que es una concesión temporal de las FFAA a un consorcio presidido por un ciudadano español. Esta última pasó la semana pasada a propiedad del Ministerio de Economía. Y se anuncia el cierre de todas las demás empresas del ejército.

Al buscar a las empresas que no tienen capacidad de reacción y de crear problemas, el gobierno identificó a los trabajadores de Ecobol y los del diario oficial Cambio. Que se irían sumando a los trabajadores de Enatex que ya fueron despedidos de forma paulatina.

Los mineros de Colquiri denunciaron la semana pasada que el gobierno todavía no les ha hecho participar del incremento salarial de 8,5% dispuesto para que rija desde enero pasado.

Las empresas que pierden dinero serían cerradas pero este es un tema delicado pues han sido usadas como ejemplos de la ineficiencia estatal cuando se trata de la administración de empresas.

Más aun de las empresas estatales afectadas sólo los despidos en las empresas mineras pueden ser atribuidos a la reducción de precios de materias primas. En el caso de la construcción, se supone que es uno de los sectores en crecimiento, en el caso de los textiles la caída de las materias primas significa en realidad una reducción de sus costos en material.

El caso del correo y el periódico, se podría culpar las nuevas tecnologías.

 

Comments are closed.