El precio del petróleo es un indicador crucial para la economía del planeta. En este espació menciono el precio de los dos principales parámetros internacionales del precio del petróleo. El WTI y el Brent. Pero estos no son los únicos. Hay otros estándares t como el Brent y el WTI, tiene que ver con la disponibilidad del petróleo en ciertas regiones. El WTI da el precio en EEUU y el Brent es el precio del petróleo del mar del norte.

El WTI de EEUU es fijado según en los almacenes de Cushing, Oklahoma, que es donde se centraliza una gran parte del petróleo que se produce en EEUU y el que llega desde afuera.

Cuando hay una sobre oferta en estos puntos el precio baja y cuando hay más demanda el precio sube.

El petróleo en EEUU está cerca de US$ 20 más barato que en Europa, esto es porque hay más petróleo disponible en EEUU, a pesar de que la demanda de Europa está creciendo más lentamente.

Según el FT hoy el petróleo más barato del mundo se encuentra en Canadá. Así es, una serie de cierres en las refinerías para hacer mantenimiento, junto con una creciente producción han llevado a una sobre oferta en el mercado del Western Canada Select que se encuentra hoy en US$45 el barril.

Otras información da cuenta que los analistas del banco de inversión estadounidense, Bank of America Merrill Lynch advirtieron que el precio del petróleo en EEUU podría llagar a US$ 50 el barril en los próximos 2 años.

Esto porque EEUU ha invertido enormes cantidades de dinero en exploración, investigación y extracción y como resultado está produciendo cada vez más petróleo y se podría hacer difícil sacarlo de las zonas de producción por lo que se daría una situación en la que haya una fuerte sobre oferta.

Los expertos de Merrill Lynch, dicen que esta sería una situación pasajera pero que es probable que se presente si no se invierte más en renovar la infraestructura para llevar el petróleo de los nuevos campos a los mercados.

El tema es interesante desde el punto de vista económico pero también ilustra una de las falencias en la producción nacional.

Bolivia no ha hecho las inversiones en buscar petróleo que son necesarias y ahora importa grandes cantidades de derivados de petróleo.

El hecho de que estas importaciones estén subvencionadas, sólo hace que el costo para el Estado sea aún mayor. Es un problema que preocupa incluso a los gobernantes. A pocos días del aniversario del gasolinazo más grande la historia de Bolivia, el tema ha vuelto a aparecer está vez mencionado por el propio presidente Morales.

Según Los tiempos de Cochabamba, Sin dar mayores detalles, el presidente Evo Morales anunció ayer que el Gobierno tiene nuevos planes para contrarrestar el gasto que significa la subvención de carburantes, tomando en cuenta que se tiene previsto un gasto de 1.000 millones de dólares para la próxima gestión.

“Yo quiero decirles, tal vez la prensa pueda tergiversar, tenemos planes preparados felizmente, el cómo reducir esta subvención en tema de combustible. Puede presentarse algún problemita, pero ya no es grande”, dijo.

El Primer Mandatario hizo estas declaraciones en la inauguración de la reunión con los embajadores de Bolivia, donde también lamentó que algunas empresas internacionales no quieran invertir para explotar petróleo en Bolivia.

Sin embargo, el Primer Mandatario explicó que el Estado Plurinacional “está obligados a (mantener) la subvención” de los carburantes, puesto que beneficia al pueblo boliviano, pero criticó el contrabando.

La falta de inversión se debe a que Bolivia paga muy poco a las empresas por el petróleo que se produce en el país y tiene condiciones de seguridad jurídica como la posibilidad de nacionalización que no son atractivas para la mayoría de los inversionistas.

 

Comments are closed.