Después de la sorpresiva renuncia del viceministro de Política Minera, Eugenio Mendoza, quien declaró el lunes que las pérdidas de la Empresa Minera Huanuni en el primer semestre llegaron a $us 2 millones, el ministro del sector, César Navarro, reconoció que efectivamente la mina estatal tuvo un déficit.

Una comisión de mineros se trasladó la noche del martes a La Paz para sostener una reunión con el Ministro de Minería César Navarro, para aclarar el anuncio hecho por el exviceministro de reducir los salarios a los trabajadores y el proceso de financiamiento a la empresa estatal.

Navarro sostuvo que actualmente se efectúa una importante inversión con la finalidad de potenciar la actividad minera estatal. “Es importante aclarar que en la Empresa Minera Huanuni se está invirtiendo cerca de $us 46 millones y tiene como finalidad mejorar las condiciones de productividad.

Según Página Siete de La Paz, El costo operativo de la Empresa Minera Huanuni  no dejó de  crecer desde 2007, mientras que las utilidades comenzaron a bajar en los últimos años, según  datos del Ministerio de Minería.

Expertos apuntan a que el principal factor es la elevada carga laboral.

Por ejemplo, en 2007 el costo de operación para la estatal  significaba más de 65,5 millones de dólares, pero sobrepasó los 141,8 millones de dólares en 2013.

Hasta abril de este año,  ese gasto llegó a 46,5 millones de dólares, según el Ministerio de Minería.

En cambio,  la utilidad neta reportada en 2007 fue de 36,7 millones de dólares, pero bajó a apenas un millón de dólares al cierre del pasado año.

Además, en el primer semestre del año la compañía minera reportó un déficit de 2,4 millones de dólares, de acuerdo con el gerente de Huanuni, Hugo  Tola.

El exministro de Minería  Dionisio Garzón  afirmó que la situación de este reservorio  es  atípica, porque la operación minera  está diseñada para 800 trabajadores  pero  tiene   cerca de 5.000.

“De los ingresos de la estatal, el 46% se destina a cubrir los costos  directos de la labor y el 18% a cubrir los  indirectos, lo cual hace  un  costo labor de 64%. El hecho de que la mina aún esté activa es un milagro, pero cualquier bajada de precios del estaño la colocará en números  rojos”, advirtió la exautoridad.

En 2005, el precio de la libra fina de estaño en el mercado de Londres era llegó a US$2,6. En 2009 superó los US$14 y ahora se cotiza por encima de los US$10.

Y aun así la empresa pierde dinero por los altos costos de operación. Este es un ejemplo de las limitaciones que tiene el estado para administrar empresas.

Sobre todo en época electoral tiene una incapacidad para reducir los costos de producción. En este caso particular el problema es que se ha aumentado el personal de tal forma que la empresa se hace deficitaria.

Lo más dañino para la economía nacional es que ahora para rescatar a esta empresa que pierde el dinero de los bolivianos se está planificando inyectar aun más dinero.

El plan de inyectar US$46MM sólo alcanzaría para cubrir el gasto de la empresa durante cuatro meses. Con lo que ya estaríamos fuera de la época electoral.

 

Comments are closed.