Las cifras de las exportaciones de los primeros meses del año muestran una fuerte caída en volumen y valor lo que ha puesto en evidencia que el famoso blindaje de la economía boliviana era más fantasía que realidad.

Una de las demandas del sector exportador ha sido la seguridad jurídica ahora se suma una nueve pedido que es la devaluación de la moneda.

Para los productos nacionales resultan ahora más caros para los países vecinos porque sus moneas están siendo devaluadas. Esto, les da la ventaja de producir a un precio más bajo cuando se compara con Bolivia cuya moneda esta extrañamente fusionada al dólar.

Según Los Tiempos de Cochabamba, El presidente de la Cámara de Exportadores de Santa Cruz (Cadex), Wilfredo Rojo, sostuvo ayer que el sector pierde al menos 25 % de competitividad por la apreciación del dólar frente a las monedas de la región y las cargas sociales que impone el Gobierno.

“Nuestro boliviano se ha apreciado en un 13 %, lo que nos resta competitividad, y si agregamos las cargas sociales y los incrementos salariales, estamos perdiendo cerca de un 25 por ciento en competitividad para poder exportar a Sudamérica”, manifestó.

Indicó que la actual depreciación de las monedas de los países de la región como el nuevo sol (Perú), el peso (Argentina) y el real (Brasil) frente al dólar, y un tipo de cambio fijo en Bolivia, hace que resulte más caro exportar, ya que el dólar tiene mayor valor en los países de la región, menos en Bolivia.

Lo diferente de estas declaraciones es que han propuesto algo nuevo. Rojo insistió en pedir al Gobierno un dólar específico para los exportadores.

“El Gobierno debería tomar medidas, nosotros hemos estado trabajando y lo que se nos ocurre en estos momentos es ver la posibilidad de crear un dólar exportador para poder incentivar a las empresas a exportar más (…)”, señaló.

La sugerencia es peligrosa por varias razones. Es la receta de Venezuela, que es un ejemplo que en la práctica nadie en el mundo quiere seguir.

Una de las principales fallas del sistema económico de Venezuela han sido los diferentes tipos de cambio que se usan en diferentes sectores de la economía.

La oportunidad para la corrupción es enorme en este sistema como se ha visto en Venezuela. En Venezuela también se ha visto que el tipo de cambio diferente para los exportadores que para el resto de la población y otro diferente para los importadores resulta en un dólar del mercado negro que tiene vida propia.

La propuesta de la Cámara de Exportadores de Santa Cruz, aun no es oficial pero sigue siendo peligrosa porque resulta difícil para el gobierno aceptar que la economía bandera del socialismo del siglo XXI es un fracaso rotundo. Y un ejemplo de lo que no se debe hacer.

Aprobar un tipo de cambio diferente para los exportadores sería abrir las puertas a la posibilidad de corrupción y un mercado negro del dólar que afectaría también a la bolivianización del sistema financiero que desaparecería de la noche a la mañana.

 

Comments are closed.