La caída en el precio del petróleo del último año y medio ha mostrado que Bolivia no está aislada de los precios internacionales.

Las cifras más recientes sobre las exportaciones del país muestran una caída de 38% en la exportación de hidrocarburos que representan el 48% de las exportaciones nacionales. La cifra corresponde a las exportaciones de enero a agosto de este año comparadas a las del mismo periodo del año pasado.

Otras exportaciones como la minería han caído en 27% las no tradicionales cayeron 23% en valor y 14% en volumen.

El fin del súper ciclo de las materias primas significó una oportunidad d crecimiento para los países que no dependen de la exportación de materias primas sino de la importación. La caída en el precio del petróleo por ejemplo resulto siendo un incentivo al crecimiento de algunas economías avanzadas que resultó en un aumento de su consumo.

Esto se traduce en un aumento en la demanda. Ahora según la Agencia Internacional de Energía este impulso a la demanda generado por la caída en los precios se está debilitando.

El anuncio de la AIE resultó en una caída de más de 5% en el precio del WTI y del Brent el día de ayer.

Por si fuera poco. La OPEP batió un nuevo récord en su producción de crudo al aumentarla en septiembre hasta los 31,57 millones de barriles diarios (mbd). La Opep ve que su estrategia de precios bajos está dando resultados, entre ellos una contracción de la oferta de sus competidores el próximo año.

“En 2016, el aplazamiento o cancelación de proyectos continuará, resultando en una contracción de 0,13 mbd de los suministros no-OPEP”, indica la OPEP en su informe mensual publicado ayer.

El bajo precio tiene efectos negativos sobre la inversión en proyectos hidrocarburiferos, lo que hace difícil la campaña de atraer inversión a Bolivia. Este es un problema porque necesitamos renovar las reservas tras 10 años sin exploración.

En cuanto a los esfuerzos por aumentar el precio: Venezuela die que planeará un nuevo sistema para mantener un piso de US$ 70 el barril en la próxima reunión de la OPEP en 21 de octubre.

Los esfuerzos venezolanos no son tomados con mucha seriedad en la OPEP porque Venezuela sigue tratando de aumentar su producción mientras propone que el resto del grupo reduzca la suya para elevar el precio.

Venezuela y Bolivia coinciden en que sería algo positivo si el precio del petróleo sube, pero internamente las condiciones son muy diferentes, para empezar Venezuela tiene las mayores reservas de petróleo del planeta, mientras que en Bolivia lo que hay es gas.

Ambos países coincidieron también en Cochabamba en temas ambientales al proponer una corte internacional del medioambiente. La propuesta estuvo apoyada por otro país petrolero, Ecuador.

Ecuador es importante en este tema pues allí se contaminaron las selvas y reservas de biodiversidad de tal forma que el país tiene una demanda de US$9.500MM contra las petroleras.

Bolivia por su lado trato de no mencionar la entrega de los parques nacionales y las reservas de biodiversidad a las petroleras durante la cumbre.

 

Comments are closed.