El presidente interino de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Boliviano (YPFB), Carlos Villegas, informó ayer lunes que bajó la importación de combustible aunque no precisó en qué porcentaje.

Esta variación se debe, según Villegas, a que aumentó la producción de gas natural, por lo que se procesa más gasolina y diésel.

En un tema relacionado YPFB está tratando de contrarrestar las críticas por la falta d exploración y la reducción en las reservas del gas encontrado en el siglo pasado.

YPFB señala que para la actividad exploratoria,  con perspectiva  al año 2025, se requiere una inversión de  17.500 millones de dólares.

Según Villegas, el financiamiento requerido para la inversión en exploración provendrá de YPFB, sus empresas subsidiarias y un “importante” monto de las empresas privadas que prestan servicio al Estado boliviano.

De las 104 áreas, 51 están en actividad exploratoria y 53 están disponibles. Las empresas están esperando que las condiciones de exploración sean más favorables para animarse a invertir.

Pero la falta de seguridad jurídica no es único impedimento.

Según Página Siete de La Paz, Hay unos 28  contratos para la fase de exploración petrolera que servirán para reponer las reservas de gas, pero  aún no se ejecutan debido a que están en fase de protocolización, aprobación, trámite de autorización y en negociación, según un informe de  YPFB.

“Lamentablemente los plazos son largos, ya que la aprobación de contratos tiene que ser sometida a un proceso de presentación de informes y consultas a instancias como el Conape (Consejo Nacional de Política Económica y Social),  Udape (Unidad de Análisis de Políticas Sociales y Económicas) y el Congreso, que toman su tiempo, aunque se debe aclarar que antes duraba de dos a cinco años, ahora lo hacen en un año”, admitió el vicepresidente de Administración de Contratos  de YPFB, Luis Alberto Sánchez.

Estos trámites se irán haciendo más rápidos mientras más cerca estemos de reducir la producción de gas por falta de reservas.

En un tema relacionado al optimismo económico preelectoral. Ayer el ministro de Economía, Luis Arce informó que entre enero y abril de este año, el crecimiento económico del país está cerca del 6% y la inflación está controlada.

Las proyecciones del Presupuesto General del Estado (PGE) 2014 señalan un crecimiento del PIB de 5,7 por ciento.

Arce destacó también que un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) resalta los avances de Bolivia en políticas económicas de transparencia fiscal.

Según el informe, perspectivas económicas del FMI a abril de 2014 presentado ayer en Madrid, este año Bolivia crecería a 5,1%. Para el próximo año el Fondo estima una reducción en el ritmo de crecimiento que llegaría a 5%.

El Fondo ha advertido a los países de la región que dependen de la exportación de materias primas que deben prepararse para una eventual reducción en los precios internacionales.

 

Comments are closed.