Las importaciones de materias primas industriales de China han aumentado considerablemente durante el mes de enero.

Las cifras de importación que llegan de la China muestran un fuerte aumento, pero no es necesariamente una muestra de un cambio en el ritmo de su economía.

Las importaciones de acero y cobre de China suelen ser un indicador de la producción China y de la demanda mundial por productos elaborados. Sin embargo en este caso se trata de un fenómeno relacionado al calendario lunar chino.

Según los expertos el aumento en las compras de enero se explica por los preparativos de las industrias para el largo feriado del año nuevo lunar chino que en esta ocasión casualmente cayó en enero.

El precio de las materias primas ha repuntado en enero a nivel mundial lo que no se explica únicamente por el año nuevo chino sino que también tiene que ver con la recuperación de las economía desarrolladas del mundo.

Generalmente una recuperación en las economías desarrolladas es una señal positiva para los productores de materias primas. Sin embargo un informe del BM advierte sobre un posible riesgo para los economías en desarrollo.

Según Siglo 21, la recuperación en los países desarrollados está resultando en recortes en sus políticas de insentivo al crecimiento y esto podría afectar las inversiones en los países en desarrollo.

Según el Banco Mundial (BM) los mercados financieros podrían abandonar a las economías pobres y en desarrollo. Esta sería una reacción al recorte en las políticas de estímulo de los países ricos.

El Banco enumera algunas de las posibles reacciones negativas que las políticas monetarias expansivas de las mayores economías podrían tener sobre los países en desarrollo. Estos podrían perder hasta el 80% de los flujos de capital que actualmente reciben.

El BM espera que en 2014 por primera vez en 5 años las mayores economías del planeta, “los tres grandes” (EEUU, Japón y la zona €) muestren un crecimiento conjunto, que podría traer problemas para la economía global.

A fines del año pasado la Reserva Federal de EEUU empezó a reducir el estímulo del programa de “quantitative easing” (flexibilización cuantitativa) que consistía en imprimir US$85.000 MM al mes.

Según el BM, si este proceso de reducción del estímulo es controlado y ordenado, el impacto sobre los países en desarrollo sería moderado.

Sin embargo, si el ajuste es desordenado, como lo fue el año pasado, las tasas de interés en las economías desarrolladas podían aumentar de forma mucho más rápida. “Bajo este escenario, los países con grandes déficits de cuenta corriente, una gran proporción de deuda externa y aquellos que tuvieron una gran expansión en el crédito, serán los más vulnerables”.

Un aumento de 1 punto porcentual en la tasa de interés promedio de “los tres grandes” llevaría a una reducción de 50% en los flujos de capital hacia los países en desarrollo, mientras que un aumento de 2 puntos porcentuales resultarían en una reducción potencial de 80% “lo que llevaría a una crisis en algunos de los países más vulnerables”.

En Bolivia el efecto sería menor porque hay razones internas como la falta de seguridad jurídica que han estado ahuyentando a las inversiones en el país desde mucho antes. En este caso el blindaje de nuestra economía sería la falta de inversionistas prexistente.

 

Comments are closed.