Oro: El Bank of America Merrill Lynch ha recortado sus pronósticos del precio del oro y la plata en el 2014. Y cita un entorno macroeconómico incierto y la falta de demanda de inversión, el banco espera ahora que los precios del oro promedien 1.150 dólares la onza troy en el 2014, la nueva estimación es 11% menor que la anterior.

Estaño: El estaño sin embargo, tiene mejores perspectivas. Los expertos de Morgan Stanley han calificado al estaño como el mejor metal industrial para invertir en 2014.

Las características citadas son que la producción es menor al consumo mundial, las reservas mundiales están cayendo y China ha consolidado su rol como importador neto de estaño.

Los expertos del banco de inversión citaron también el hecho de que el mercado de los aparatos electrónicos está creciendo y con él el del estaño de soldadura.

Gas natural: El panorama del gas natural en la región está cambiando. Los descubrimientos de enormes yacimientos de gas natural en Brasil y Argentina son dos de los principales factores que podrían poner en duda las ventas de gas boliviano. Otro son los reexportadores.

Pero no son las únicas amenazas a las exportaciones bolivianas. Primero porque Brasil no parece apurado por empezara a remplazar el gas boliviano, y Argentina no tiene la capacidad para hacerlo en el corto ni mediano plazo.

Argentina: Desde la nacionalización de la petrolera argentina YPF, la dependencia que tiene ese país del exterior para proveer combustibles se incrementó exponencialmente. El 2013 terminó con un nivel de importaciones que le costarán a Argentina aproximadamente unos US$ 13.000 millones según datos relevados por consultores privados, el equivalente al 45% del total de las reservas del Banco Central argentino, lo que hace más urgentes sus esfuerzos por autoabastecerse.

Uruguay: Un proyecto que podría competir con Bolivia en los mercados de argentina e inclusive Brasil es el de Uruguay.

Uruguay ya empezó con el trabajo de instalar una planta de regasificación de gas natural licuado (GNL) con una capacidad máxima de 10 millones de metros cúbicos por día.

Este volumen es suficiente para la demanda uruguaya de los próximos 15 años. Ramón Méndez, director de Energía de Uruguay, asegura que este volumen les permitirá venderle gas a Argentina. A través del gasoducto que actualmente lleva gas Argentino a Uruguay.

Cile: Inclusive Chile se está presentando como un posible competidor en el largo plazo.

La proyección es que al año 2023 el consumo de gas natural en Chile ronde los 25 millones de metros cúbicos diarios (MM m3/d), un aumento de 125% respecto de los casi 11 MM de m3/d que habría alcanzado el año pasado, según una estimación que hizo Goldman Sachs.

Según los proyectos de GNL que están en carpeta, la capacidad de regasificación podría superar los 35 MM de m3/d, inclusive antes del 2013, con lo que Chile podría vender gas por ductos a sus vecinos.

Esto significa que tendrán capacidad excedente, que podría en teoría con el mismo sistema Uruguayo: usar ductos existentes que solían llevar gas de Argentina a Chile, para enviar gas en sentido contrario.

En el Caso de Chile sabemos que su producción de hidrocarburos todavía es limitada, pero sus importaciones y los  excedentes que vende en la región son importantes para Bolivia. Por ejemplo la mayor parte del diesel que Bolivia importó en 2013 se lo compramos a Chile.

A noviembre de 2013 Bolivia importó un total de US$ 1,101MM en combustibles y lubricantes derivados del petróleo US$312,6MM de Chile, US$256,3MM de Argentina y 132,6MM de Estados Unidos.

 

Comments are closed.