La caída en el precio de las materias primas y sobre todo en el precio del petróleo debe preocupara los bolivianos. Los ingresos del país están cayendo. Según el presidente Morales la perdida en las exportaciones será de US$2.500 MM, así lo anunció en su discurso del 6 de agosto.

Sólo en el primer trimestre las pérdidas ya superan los US$ 2.000MM. Esto parece indicar que se espera una fuerte recuperación en el segundo semestre del año. Lamentablemente hay pocos indicios de que los precios de las materias primas vayan a subir.

La más reciente publicación de la Agencia Internacional de Energía dice que se esperan precios bajos, inclusive más bajos que los actuales, hasta mediados de 2016. Para Bolivia esto es muy peligroso, pues la mitad de nuestras exportaciones son gas natural y otros hidrocarburos.

La caída en las exportaciones de hidrocarburos durante el primer semestre fue de 36%. La cifra es alarmante, o al menos debería ser alarmante. Sin embargo, los anuncios del ministerio de economía parecen descartar la importancia de una caída tan fuerte sobre la economía nacional.

Al presidente Morales le preocupa un poco más. “No es que el Gobierno esté quitando recursos económicos, sino quiero decirles a todas las autoridades de Bolivia, gobernaciones y alcaldías, que reciben transferencias, que para no tener problemas el próximo año se han  programado los desembolsos tomando en cuenta el costo del barril del petróleo a 45 dólares” a unció Morales ayer en Tarija.

En el sector minero las cosas no están mucho mejor. La caída en las exportaciones de minerales es de 23%.

Según el Ministerio de Minería los primeros siete meses de este año la Empresa Minera Colquiri redujo sus utilidades en 67%. Con lo que toda la empresa tiene una utilidad acumulada de apenas US$5MM.

Para Huanuni la situación aún peor. El déficit de la empresa sigue aumentando y hasta julio ya perdió US$ 12MM. Son US$12MM que el estado deberá cubrir. Aun así, los trabajadores de estas empresas pueden aspirar su segundo aguinaldo.

Es decir que el estado, los bolivianos, deberán pagar por las pérdidas de una empresa que es ineficiente porque tiene demasiados empleados. Y además deberá premiar a todos estos empleados un doble aguinaldo.

El anuncio de ayer del presidente Morales es uno de los primeros indicios de reducción en el gasto público. Y se plantea como otro caso de desacuerdo entre el ministerio de economía y el primer mandatario.

Un tema importante en este sentido es que el presupuesto para el 2015 fue calculado con el precio promedio del WTI, el petróleo en EEUU, de US$ 80 el barril. El promedio durante el año hasta ahora ha sido de US$52 el barril. Con esta reducción los ingresos para Tarija cayeron en 53%.

La expectativa de US$45 el barril para 2016 es un anuncio de fuertes caídas en los ingresos del país. Aun así el ministerio de economía insiste en un crecimiento económico de 4,6%. Pocos analistas creen que la cifra no esté manipulada para coincidir con el doble aguinaldo que entre en efecto justo en 4,5%.

Sería una casualidad increíble, en el sentido de que sería difícil de creer dada la caída en las exportaciones.

 

2 Responses to 13 agosto 2015 – Análisis Económico

  1. juan dice:

    la epoca de las vacas gordas se esta terminando estaremos preparados para una crisis como la que se viene? un examen para el gobierno

  2. Grover Pando Viamontt dice:

    ¿Qué relación tiene el producto interno bruto (PIB) con las exportaciones?
    Para responder esta pregunta es necesario revisar la estructura del PIB por tipo de gasto y, para comparar períodos diferentes, tomar en cuenta los valores expresados en precios constantes.
    Durante el período 2006-2014 el PIB acumulado fue Bs 299.354 millones, monto que se distribuyó como sigue: 70,75% consumo privado, 11,20% consumo del gobierno, 18,03% inversión y 0,03% exportaciones netas.
    El último porcentaje, permite establecer que si bien la balanza comercial real entre 2006-2010 tuvo saldos positivos, en los últimos cuatro años (2011-2014) fue negativa, por tanto, el impacto de las exportaciones (33,31%) fue prácticamente anulado por las importaciones (−33,28%).
    En 2015 las exportaciones netas serán también negativas, por consiguiente, la incidencia en el PIB será negativa por quinto año consecutivo.