El precio del petróleo está nuevamente haciendo noticias. Nuevas cifras que llegan desde Japón muestran una desaceleración de 2,65 en su crecimiento. Normalmente una noticia como está llevaría el precio del petróleo hacia abajo. Pero otros factores han generado una nueva alza en el precio.

El suministro de Brent en Europa está bajo riesgo tras el cierre inesperado de la plataforma Ula manejada por BP. Mientras tanto en Libia el puerto exportador de Es Sider volvió a cerrar sólo un día después de reabrir. Libia es el principal proveedor de petróleo liviano de Europa.

Los problemas en el abastecimiento se han sentido más en los futuros de petróleo y desde ayer el precio spot también está en aumento.

Bajo este panorama en el ámbito mundial, Los Tiempos de Cochabamba cita hoy a la revista brasileña Valor y un pedido de los empresarios brasileños que usan el gas boliviano. Ellos quieren pagar menos después de la renegociación del contrato.

La renegociación del contrato del Brasil-Bolivia (Gasbol) es un “motivo de preocupación” para los empresarios brasileños, dice la nota.

“Brasil necesita tener las condiciones para ser capaz de renegociar (el contrato) para que los precios puedan bajar”, dijo el ejecutivo de Gas Energy, Marco Tavares, citado por la revista.

Tavares se refiere a las reservas del pre-sal y las auspiciosas expectativas relacionadas con la subasta de áreas de explotación de gas no convencional, con las que el Gobierno de Brasil espera aumentar el suministro de gas natural en los próximos cinco a siete años, “lo que le daría músculo” para ganar la pulseta a Bolivia y lograr que reduzca el precio del gas natural que le vende a ese país.

La posición de Brasil es muy fuerte. Su producción interna tiene ahora la capacidad de autoabastecer el mercado interno. De hecho hay planes de exportar GNL de los nuevos yacimientos presal.

Mientras tanto la situación en Bolivia es mucho más compleja.

Por un lado está el tema de las reservas, que a pesar de las declaraciones del presidente interino de YPFB, Carlos Villegas, oficialmente aún están cayendo. Villegas ha aununciado una nueva cifra certificada de reservas para fines de este año, la ley dice que se deben presentar esta cifras todos los años, pero esto no se hace desde 2009.

Las nuevas cifras según Villegas mostrarán un aumento en las reservas, quizá las nuevas cifras las logren con ayuda del INE, y sus sistemas de recálcalo; porque los expertos están todos de acuerdo en que no se ha hecho lo suficiente para reponer las reservas de gas que se estarían agotando con las exportaciones a Brasil y Argentina.

Las cifras del gas se sumaran así a las del Censo y la inflación en la falta de credibilidad.

Los campos bolivianos están siendo explotados muy rápidamente, lo que reduce la vida útil de los yacimientos y reduce el total extraíble también. Es decir que mientras más rápido se extrae menos se produce. Las inversiones para mantener un yacimiento en producción van en aumento hacia el final de la vida útil de los yacimientos.

El gas encontrado con las exploraciones previas a 2005 es el gas que estamos vendiendo a Brasil y Argentina.

Brasil recibe 30MMm3d, Argentina recibe hasta 17,6MMm3d los envíos han estado aumentando.

Lo que deja entre 7 y 9 MMm3d para el consumo interno. Este es otro factor para la negociación con Brasil.

La constitución Boliviana dice que se debe dar prioridad al consumo interno. Todos son factores que jugaran un rol importante en la renegociación del contrato de exportación a Brasil.

 

Comments are closed.