El líder nacional de la asociación de propietarios de vehículos indocumentados, Félix Mamani, fue detenido ayer, informó el ministro de Gobierno, Jorge Pérez.

Uno de los dirigentes de ese grupo, Gregorio Muñoz, dijo que los detenidos alcanzan a 20 y ratificó el bloqueo indefinido desde el lunes, con la demanda de amnistía para sus vehículos. Según trascendió del sector, la medida podría adelantarse en vista de las detenciones.

Los argumentos de los chuteros como se los conoce a los propietarios de vehículos indocumentados, no son muy sólidos ya que piden que se legalice el producto de una actividad ilícita. Pero tienen algunos puntos a favor:

Por un lado ya se ha hecho un perdonazo a los chuteros por lo que podrían alegar discriminación si no se les da un perdonazo a ellos también.

Otro punto que tienen a su favor es que están bloqueando precisamente los caminos que fueron bloqueados por otro sector que pedía la legalización de un producto de una catividad ilegal que es la coca del Chapare.

Este sector ha sido muy eficiente en lograr cambios en la legislación.

Otro sector que está usando el bloqueo de caminos como herramienta paro lograr cambios, aunque este es totalmente legal, es el sector de los jubilados.

Rentistas amenazan con cerrar vías por el doble aguinaldo. El máximo dirigente de la Confederación de Jubilados de Bolivia, Irineo Rivera, confirmó que personas de la tercera edad, afiliados a su sector iniciarán una marcha desde la localidad de Konani hasta la sede de Gobierno y mantendrán los bloqueos en las ciudades del país.

Su argumento es que el estado tiene suficientes recursos como para hacer el pago y de no haerlo esto podría ser considerado discriminación.

El gobierno ha dicho que no tiene los recursos para pagar a los jubilados, aunque ha invertido mucho tiempo y dinero en anunciar precisamente lo contrario y que se vive una bonanza.

Uno de los gastos recientes que ha generado críticas es el del G77. Bolivia ha gastado alrededor de US$100MM en la reunión de G77 + China.

Según Humberto Vacaflor, En 2011, Argentina recibió la presidencia del G-77 pero todo lo que hizo fue un agasajo en el Palacio de Cristal de la ONU, en Manhattan, con canapés y vino Famiglia Bianchi de Mendoza. Costo total US$ 10.000.

Los invitados fueron los delegados acreditados en la ONU que viven en Nueva York. No fue necesario pagarles pasajes, hotel y, menos, pagarles viáticos.

¿Cuánto costó, realmente, este despilfarro? El único dato real lo dio el presidente Evo Morales en su discurso de 6 de agosto: dijo que este año habrá déficit fiscal por culpa del G-77.

Es decir que el gasto fue tan alto que superó el “blindaje” del que habla el ministro de Economía, quien dijo que “la cifra es menor”, pero no quiso mencionarla.

Sin contar las obras, como una carretera y un puente para conectar el aeropuerto de Santa Cruz con la ciudad, la cuenta es muy grande.

El propio presidente dijo que esta fue parte de la campaña electoral de su partido, por lo que aún hay la posibilidad teórica de que el tribunal electoral le ordene al MAS cubrir estos gasto. Aunque esto es poco probable.

 

Comments are closed.