Los productores de caña de la localidad de Bermejo planean sustituir la caña de azúcar por el cultivo de la hoja de coca luego de no participar en la zafra del presente año debido a diferencias con fabriles de la agroindustria y la negativa del Gobierno de financiar otro ingenio.

Según El Deber de Santa Cruz, El secretario general de la Federación de Productores de Caña de Azúcar de Bermejo (Feprocab), René Cachambi, confirmó que hay el interés de incursionar en la producción de esa milenaria planta si el Gobierno no les transfiere semillas de otros cultivos agrícolas, como arroz o soya, a través de la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (EMAPA).

Según el IBCE, la exportación de Azúcar, alcohol y derivados: disminuyeron en 25% en el periodo enero agosto de este año frente al mismo periodo del año pasado. En volumen la caída fue de 22%.

El sector también se queja del contrabando del producto cuya exhortación fue prohibida durante años en el país. A esto se suma el hecho de que el control del precio interno llevó a la reducción de inversión en el sector que debía competir con el azúcar importado por EMAPA, en ocasiones a un costo mayor que el del mercado interno.

La opción de la coca es un tema económico pero también político y ético. No es un secreto que Bolivia produce más coca de la que necesita para el consumo tradicional. El sector tradicional de producción que es Los Yungas lleva además la coca apta para el acullico inclusive a los sectores donde se producen las otras variedades que son más aptas para la producción de cocaína.

Por lo tanto cualquier otra plantación de coca adicional como la que proponen los cañeros estaría produciendo materia prima para la cocaína. Desde el punto de vista político el problema es obvio ya que pone en evidencia la posición del presidente Morales que es también el presidente de las federaciones de cocaleros del Chapare. Este sector tomó hace años la misma decisión que plantean ahora los cañeros.

El resultado inevitable de más producción de coca tiene un componente ético impórtate que está relacionado también a la seguridad jurídica y física de la población.

El narcotráfico ha traído al país a sus aliados en la forma de violencia e inseguridad con el tráfico de personas, los ajustes de cuentas y el secuestro de niños y adultos.

La propuesta de los cañeros de dedicarse a la producción de coca es entonces una amenaza a la seguridad del país y una queja ante la falta de oportunidades de producción en el sector legal de la economía.

Los incentivos que llevan  a la ilegalidad y la informalidad son muchos. Entre ellos están los obstáculos a la formalidad y la legalidad como el pago del doble aguinaldo, que es obligatorio inclusive en el sector cañero que está en crisis.

La falta de acción contra el contrabando es otro de los incentivos a la actividad ilícita. Los mercados están inundados con productos de contrabando pero los únicos controles se efectúan en las tiendas que están registradas en el sistema de impuestos. Que además es, según el Banco Mundial, el sistema de impuestos más difícil del planeta.

 

Comments are closed.