Las exportaciones de oro de Bolivia cayeron en 45,06% durante el primer cuatrimestre de 2015 comparado con el mismo periodo de 2014. Las exportaciones pasaron de US$ 485 millones a 266 millones.

El precio de los minerales está a la baja y los ingresos del país están cayendo, tanto por las exportaciones como por las regalías.

Las exportaciones de estaño cayeron en 14,93% durante el primer cuatrimestre de 2015 comparado con el mismo periodo de 2014. Las exportaciones pasaron de US$ 117 millones a 99,8 millones en este periodo. Las exportaciones de zinc cayeron 9,35% en el primer cuatrimestre y las de plata en 17,64% comparando 2014 con 2015.

La caída en las exportaciones ya es generalizada en el sector no tradicional, el sector renovable que incluye básicamente el agro, las exportaciones en los cuatro primeros meses del año cayeron en 21,6% comparadas con las del año pasado. Es decir que por cada 5 dólares que exportamos el año pasado este año sólo exportamos 4.

El sector minero redujo sus exportaciones el primer cuatrimestre en 25,3%. De cada cuatro dólares que exportamos en mineral en los primeros cuatro meses del año este año sólo exportamos 3.

Lo más alarmante es probablemente lo que pasa con el sector hidrocarburos. Según las cifras del INE, las exportaciones de hidrocarburos de enero a abril de este año cayeron en 32,5%. Es una reducción de un tercio. Por cada tres dólares que exportamos en gas natural y otros, este año sólo exportamos 2.

Bajo este panorama El gobierno no ha vuelto a repetir que este año habrá segundo aguinaldo, porque hay dudas sobre el crecimiento real de la economía.

Hasta mayo los ingresos del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) disminuyeron en 18%, según datos del Servicio de Impuestos Nacionales (SIN).

Aun así Las recaudaciones  totales, muestran un incremento de 3%.

Los ingresos del Estado están bajo riesgo y por ahora la única respuesta ha sido la de aumentar las recaudaciones de impuestos del sector legal de la economía.

Los distribuidores de carne de res han preguntado al gobierno por qué no exige a los cocaleros y a los cooperativistas mineros que paguen impuestos.

El contrabando de importación de arroz y azúcar está matando al sector productivo nacional, mientras el gobierno mantiene las cuotas de exportación para los productores nacionales.

Mientras tanto, el control que hace la Aduana de las fronteras sigue siendo insuficiente, a juzgar por todo lo que sale del país sin registro y también por todo lo que entra, afectando al sector productivo.

Los ilegales están cada vez más atrevidos en su desconocimiento de las autoridades. El más reciente atentado contra la autoridad es el de Tarija donde los contrabandistas recuperaron uno de sus camiones con un asalto en plena ciudad.

No es un caso aislado, los avasallamientos a las minas continúan y ahora los avasalladores que ya expulsaron a los inversionistas privados quieren deshacerse de sus socios estatales de la Comibol.

En el agro los avasallamientos, el control de precios, la prohibición de las exportaciones y la tolerancia al contrabando sólo afectan al sector formal de la economía, precisamente el sector que si paga impuestos. Desde otro punto de vista este es un incentivo a la ilegalidad.

 

Comments are closed.