El viceministro de Política Minera, Eugenio Mendoza, propuso el recorte de salarios de los trabajadores para superar la crisis y anunció una inyección de $us 45 millones a la empresa ante la caída de la producción

Según El Diario de La Paz, Supernumerarios y elevados sueldos generaron una millonaria pérdida a julio pasado, pese a mantenerse el valor de la libra fina de estaño por encima de Sus 10.00 en el mercado internacional.

Ahora se prevé un Recorte salarial en Huanuni para revertir déficit de $us 2 millones

El exministro de Minería, Mario Virreira, reveló en mayo de 2013 que el secretario ejecutivo de la COB, Juan Carlos Trujillo, percibe un salario de Bs 32.911 cada mes. En base a esta cifra, se estima que Trujillo cobró como trabajador de la Empresa Minera Huanuni (EMH) al menos Bs 78.000 que representa unos $us 11.300 por concepto del aguinaldo y el doble aguinaldo del 2013.

Esta es una admisión de que la empresa ha sido mal administrada. El Viceministro dijo que en la EMH se incrementó el número de trabajadores de 800 a 4.400 y por este motivo se “va a tener que estudiar alguna alternativa para racionalizar los sueldos”.

Tan mal administrada fue la empresa que a pesar de los precios históricamente altísimos de estaño: Entre enero y marzo de este año, la producción de estaño en la EMH cayó de unas 800 toneladas métricas por día (TMD) a 250 TMD por día, lo que representa el 68,7%.

Aún así el Estado seguirá metiendo más dinero en esta empresa que e propio gobierno reconoce como un ejemplo de mala administración

Según Mendoza, el crédito a la empresa estatal será de al menos $us 45 millones para que pueda afrontar la difícil situación por la que atraviesa. Con esta inyección se pretende mejorar en un 100% la producción de la mina. Algo que no se habría logrado con el aumento de 550% en el número de empleados.

El caos de la mala administración de los recursos minerales de Bolivia también se extiende a litio.

El responsable de la Gerencia Nacional de Recursos Evaporíticos (GNRE) de la Corporación Minera de Bolivia (COMIBOL), Alberto Echazú, reconoció que el proyecto de industrialización del litio tiene un atraso de un año y medio a dos años, aunque considera que ello es normal.

La autoridad atribuyó este retraso a la incompetencia, la falta de visión y, extrañamente, a los gobiernos anteriores.

El tema de la mala administración de las empresa del estado es central para a campaña electoral y los anuncios de fracasos estatales no han pasado desapercibidos.

Ayer el presidente Evo Morales demandó de los ejecutivos de la Empresa Mi Teleférico prevenir los problemas para que las operaciones de este sistema de transporte no se paralicen y, al mismo tiempo, no sean argumentos para que algunos grupos digan que el Estado no sabe administrar empresas públicas.

La política de invertir más y más dinero en empresas que están fallando como Ematex y Papelbol o el mismo caso de Huanuni es cuestionable. Y es que el estado no puede permitir que una empresa que pierde dinero se cierre.

Con la proximidad de las elecciones esta posibilidad (del cierre de empresas estatales quebradas) es aún más remota. Aunque seguir metiendo dinero de los bolivianos en estos proyectos podría resultar en daño económico al estado.

 

Comments are closed.