La propuesta de “Incentivos a la Exploración de Hidrocarburos para Nuevos proyectos Gasíferos”, presentada por el Ministerio de Hidrocarburos y Energía e YPFB, fue rechazada por las regiones productoras.

La exploración en Bolivia fue afectada por los desincentivos que ven las empresas tras las nacionalizaciones y el aumento en los impuestos que deben pagar.

Las nuevas condiciones fijadas para las empresas que operan en el sector hidrocarburos en Bolivia no fueron lo suficientemente apropiadas para interesar a las empresas en buscar nuevos yacimientos.

La actividad desde entonces ha sido la de explotar los yacimientos que se habían encontrado antes de 2005. Lo que ahora se conoce como la época neoliberal.

Resulta que en aquellas épocas en Bolivia se encontraron grandes reservas de gas natural a travez de grandes inversiones en exploración.

Ahora que sólo estamos explotando esos yacimientos encontrados hace años, YPFB parece haberse sorprendido por el hecho de que se están acabando estas reservas. Tras 7 años en los que la exploración se ha reducido a tal punto que no se han registrado oficialmente ni una sólo molécula de nuevos descubrimientos, la situación se pone fea para el futuro de la producción.

Bolivia extrae cada vez más gas de campos en los que queda cada vez menos gas. Los proyectos e inversiones de los últimos años se han concentrado en plantas de producción de urea o en nuevos contratos de exportación. Pero todo esto necesita de gas cada vez más gas. Lo que no se ha hecho es buscar más gas. Es la definición de una política insostenible.

Ahora como salida a este problema generado a lo largo de 7 años el ministerio de hidrocarburos e YPFB propone que (no hay mejor sacrificio que el que hacen los demás) y les ha pedido a las regiones y municipios del país que sean ellos los que sacrifique sus ganancias a fin de brindar incentivos a las empresas para que se pongan a buscar gas.

Una nota muy completa de El Diario de La Paz explica que: Para incentivar la búsqueda de nuevos reservorios de hidrocarburos, la estatal petrolera plantea a las empresas que exploren nuevas reservas, una pausa de tres y cinco años en el pago del impuesto directo a los hidrocarburos (IDH) y las regalías.

Según El Diario, José Luis Parada, secretario de Economía y Hacienda de la Gobernación cruceña, calificó la propuesta como un “fracaso de Yacimientos”, que ahora el Gobierno central quiere trasladar a los municipios y las gobernaciones.

“No han sabido dar las condiciones para conseguir socios estratégicos que inviertan con capitales de riesgo y nuevas tecnologías”, puntualizó la Parada al manifestar su total rechazo a la propuesta de recorte de recursos.

El pasado mes de agosto, la Gobernación cruceña recibió de parte del Ministerio de Economía y Finanzas, los techos presupuestarios 2014, con una reducción de las Regalías por Hidrocarburos. Esto reportaba que las regalías bajaban en casi el 12% para el departamento de Santa Cruz.

La Gobernación cruceña solicitó a través de una carta al Presidente de YPFB, Carlos Villegas, un informe sobre cuáles son los campos y pozos que van a bajar de producción, para saber dónde está la reducción de 12% de las regalías, confirmó Parada.

Recordó al Gobierno que desde el 2008 al 2012, a las nueve gobernaciones se le ha “recortado” $us 1.437 millones, para pagar el Bono Sol ahora Renta Dignidad.  Parada Sugirió “Que saquen plata del 88% del presupuesto que ellos manejan y que dejen de crear empresas, ministerios y hacer gastos insulsos a nombre del Estado boliviano”.

De igual forma, el secretario Vladimir Peña puntualizó que el Gobierno nacional, “ni con leyes, ni con nada”, puede hacer uso de las Regalías. “La Constitución Política del Estado establece claramente que los propietarios de las Regalías es el pueblo”, destacó.

La autoridad puntualizó que con esta política de reducción de regalías que intenta legalizar el gobierno nacional, se quiere “castigar”, a Tarija, Cochabamba, Chuquisaca y Santa Cruz.

 

Comments are closed.