La economía china ha mostrado un desempeño menor al esperado en los primeros meses del año lo que ha afectado a los mercados de materias primas. El cobre que es uno de los metal industriales más representativos está ahora en su precio más bajo de los últimos 4 años.

El precio del mineral de hierro también está cayendo y los analistas de los mercados bursátiles empiezan a hablar de un mercado de materias primas que se mantendría a la baja por hasta 15 años.

Las consecuencias sobre le economía nacional podrían ser devastadoras.

En otro tema que ya resulto devastador.

El Ministerio Público Federal, del estado de Rondonia en Brasil ha iniciado una acción civil ante la justicia contra las represas Jirau y San Antonio, por los supuestos daños provocados a las poblaciones aledañas que resultaron inundadas.

Según EL DEBER el procurador (fiscal) Raphael Bevilaqua estima que existen al menos 15.000 personas afectadas.

Bevilaqua explicó que dos de los objetivos primordiales es que las empresas que manejan las repesas auxilien con urgencia a los damnificados.

El otro objetivo es que se haga un estudio más profundo sobre el impacto real de las represas en el río Madera, incluso desde la cuenca naciente que está en Bolivia, toda vez que actuarían como un freno de las crecidas provocando mayores inundaciones.

Según el ingeniero Jorge Chávez, en Bolivia existe una comisión binacional que “está constituida por asambleístas, autoridades municipales e instituciones como la empresa de electricidad.

Brasil les pagó el viaje y los hizo pasear por la zona, pero no son expertos. Solo fueron a escuchar la voz oficial. Lo correcto era que el Estado boliviano haya creado un organismo fiscalizador con expertos en medioambiente, hidrografía y de impacto social”.

Otra de las advertencias sobre negligencia llega de parte de  la expresidenta de la Cámara de Diputados, Rebeca Delgado que advierte que “Si no asume una posición mucho más responsable sobre este tema, el Estado boliviano puede caer en omisión de su responsabilidad”

Las advertencias sobre el peligro que representan las represas para Bolivia fueron muchas.

El 12 de marzo de 2012, Delgado – que presidía la Cámara Baja- envió una carta al presidente Evo Morales ‘recomendando’ al Ejecutivo que a través de la Cancillería se pida a Brasil un ‘informe técnico científico’ de las represas ante la posibilidad de que sean la causa de las inundaciones que en ese momento sufría Pando.

El 5 de abril de ese año, el canciller David Choquehuanca informó al presidente que la solicitud a Brasil ya había sido enviada, aunque aclaró que la respuesta estaba ‘pendiente’. A dos años de ese hecho, el ministro de Medio Ambiente, José Antonio Zamora, dijo la semana pasada que Bolivia está pidiendo información de las represas.

Estos retrasos en las investigaciones y en determinar cuáles serían los efectos de las represas sobre el territorio nacional podrían explicar el por qué no se ha declarado zona de desastre a las regiones afectadas. Hacerlo sería equivalente a aceptar que hubo negligencia que resultó en desastre.

Y sobre llovido mojado: Hoy en la prensa internacional se publicaron las primeras advertencias sobre la llegada de El Niño.

 

Comments are closed.