Ayer se presentaron las obras de ampliación El Gasoducto Villamontes-Tarija (GVT). El presidente Evo Morales, dijo que la infraestructura garantiza el abastecimiento de gas natural a Tarija para las siguientes dos décadas.

El Gasoducto elevó su capacidad de transporte de 14 a 64 millones de pies cúbicos día (MMpcd) de gas natural, es decir,   ocho veces más, con el fin de garantizar el abastecimiento a las industrias, los  domicilios, el parque automotor a Gas Natural Vehicular (GNV) y a las termoeléctricas de Tarija.

Sin embargo, hay un error es los anuncios. Los ductos aseguran que se pueda transportar gas, el abastecimiento es otro cantar. Si no hay gas no hay abastecimiento, sin importar cuantos ductos existan ni que capacidad tengan.

Al presentar el ducto se habló del reto a la industria tarijeña para desarrollar industrias y servicios hasta el 2020. Sin embargo según el plan estratégico 2009 2015 el más reciente presentado por YPFB, para el 2020 Bolivia habrá reducido su producción de gas a menos de la mitad de la actual, por lo que el ducto estaría medio vacío.

Este es el problema que plantean los expertos cuando hablan de la falta de inversión en exploración. Por ahora se ha invertido mucho en cómo gastar el gas, con la planta de urea, con termo eléctricas con la ampliación de las redes de gas domiciliario y el gas vehicular.

Pero estas son formas de consumir gas. Lo que no se ha hecho es garantizar que habrá gas para consumir. Los efectos se empezarán a sentir en un par de años cuando empieza la declinación de los campos; Y es que los campos gasíferos tiene una curva de extracción que según YPFB llegara as u pico en 2015 y de allí en adelanta la producción empieza a car primero levemente y luego en picada.

Otro tema candente en la economía nacional es el de los autos chutos cuyos dueños saldrán a bloquearan calles si no se les da la oportunidad de legalizar sus vehículos, como se hizo con el primer perdonanzo.

Ahora estos grupos buscan un segundo perdonanza para no ser discriminados.

Esta es una nueva ola de negocios ilegales que buscan legalizarse. Por un lado están los chuteros y por otro los cocaleros del Chapare.

Los productores de hoja excedentaria o coca ilegal, como se cataloga a la coca del chapare, están buscando pagar impuestos a cambio de ser legalizadas. Al igual que los chuteros que registraron sus vehículos durante el primer perdonazo que ahora están pagando impuestos.

Ambos sectores están ligados. Los cocaleros del Chapare amenazaron con violencia a los policías que quieran decomisar autos chutos en la zona. Pero las coincidencias van más allá ya que los chutos entran por las mismas vía que sale la producción de coca del Chapara ya transformada en cocaína. Recordemos que según el informe oficial de la coca, el apenas el 3% de la coca del Chapare se usa para consumo tradicional, el resto, como es bien sabido, va al narcotráfico.

El viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres, dijo ayer que el narcotráfico en Bolivia está controlado por capitales provenientes de los carteles internacionales que tienen como sus principales aliados a los clanes familiares.

Los carteles del crimen han diversificado sus operaciones y trabajan en el contrabando de personas, drogas, precursores, y armas. En el caso de Bolivia se han hecho denuncias de que en las fronteras se transan autos chutos por droga.

 

Comments are closed.