La noticia económica más sonada del día es sin duda la denuncia de sobre precios en las contrataciones del estado que denunció el líder opositor Samuel Doria Medina.

Sostuvo que una investigación, que duró seis meses, demuestra que en las “empresas públicas hay un sistema de hipercorrupción” por lo que pidió al Gobierno rendir cuentas.

Doria Medina, sostiene que: la planta de urea y amoniaco de Bulo Bulo, bajo responsabilidad de YPFB, tiene un sobreprecio de 170 millones de dólares, equivalente al 20%. Esto si se compara con el costo de una planta con características muy parecidas que se instala en Australia.

En el caso del ingenio azucarero de San Buenaventura habría un encarecimiento de 80,5 millones de dólares comparado con el ingenio azucarero Aguaí, inaugurado en mayo de este año en Santa Cruz, que —según explicó— tiene  doble  capacidad de producción y una inversión de 150 millones de dólares.

En cuanto al Teleférico La Paz-El Alto mencionó que el Teleférico Metro de Medellín (Colombia). Costaría 130 millones de dólares menos que el de la paz. El de La Paz tiene un precio de 234MM

Ésta es la segunda investigación que presenta Unidad Nacional este año sobre presuntas irregularidades en la ejecución de proyectos gubernamentales. En junio hizo conocer que hay 385 “proyectos fantasma” del programa  Bolivia cambia, Evo Cumple  que  tendrían una ejecución física del 0%, pese a existir un desembolso de más de 18 millones de dólares.

El gobierno central ha descartado las denuncias y sostienen que se trata de un anuncio político. Recordemos que el propio presidente Morales dio inicio a la campaña electoral 2014, con la controversial instrucción a sus ministros de dedicar la mitad de su tiempo a la campaña.

Pero las denuncias de la firma de contrataos no es algo nuevo. De hecho, el 28 de junio del 2009  se promulgó el decreto supremo 181 que facilita la contratación de bienes y servicios sin licitación.

Desde entonces hubo varias contrataciones sin licitación que pueden ser cuestionadas. El problema de estas contrataciones es que como no hay licitación, no hay forma de saber si existe una oferta más barata en el mercado, esto explicaría por qué se tiene que comparar los proyectos con proyectos similares en Bolivia o en otros países.

Hasta le llegada del teleférico La Paz el Alto, el caso más sonado de compra sin licitación era el avión presidencial que costó US$ 38,7 millones sin licitación (y sin pilotos capacitados). La compra se hizo el 2010 a pesar de denuncias de que un avión de la misma marca y modelo costaba sólo US$ 24,5millones.

Inclusive antes de 2009, se autorizó la compra directa y sin licitación de seis aviones de combate ligero K-8 de fabricación china por US$ 57.8 millones.

A la lista se deben sumar las 16 barcazas chinas y dos empujadores, a través de la Empresa Naviera Boliviana por un monto de US$ 28,9 millones, sin licitación. Y la otra compra a la China por el satélite artificial por US$ 3,2MM.

Esos son los casos más sonados. Los contratos sin licitación más millonarios son:

La planta de urea en el Chapare por US$ 1.100MM; la separadora de líquidos de Gran Chaco por US$ 644 MM; la separadora de líquidos de Río Grande por US$260MM (originalmente este era por 160MM pero el señor Santos Ramirez, hombre fuerte del MAS ahora está preso denuncia que ahora el contrato es de 260); el camino Potosí-Tarija por US$226MM.

E teleférico estaría en esta categoría el teleférico La Paz-El Alto por US$ 234mm.

 

Comments are closed.