El presidente del Banco Central de Bolivia, Marcelo Zabalaga ha estado explicando cómo es que las remesas que envían los bolivianos que trabajan fuera del país están aumentando, aún cuando las economías de los países donde trabajan están atravesando momentos muy difíciles.

Según Zabalaga, “es un empleo que no es necesariamente formal” en el que se ocupan los bolivianos, el máximo ejecutivo del BCB detalla que realizan trabajos en la agricultura y otros.

Así se justificaría el “incremento de 1,3%”, un aumento de US$ 12,2MM, comparando los periodos enero-agosto 2011 y 2012, según cifras del BCB.

La economía informal sería la explicación. Según ANF,  Al respecto el Presidente del BCB señaló que “una parte de las remesas están viniendo de una manera más bien extraoficial”, pues, los bolivianos que trabajan en Argentina “se están ingeniando para conseguir dólares” o “finalmente, mandan en moneda argentina”.

Esta es una alusión a la informalidad, aunque desde el punto de vista de Argentina esto sería economía ilegal. Ya quela salida de dólares está controlada y hasta penada por ley.

La economía informal está encontrada con la economía legal. En Bolivia lo sabemos muy bien.

EL ministró de minería Mario Virreira dijo esta semana que en Mallku Khota será permanente el control policial y hasta militar.

Está prohibida la explotación ilegal de oro o de cualquier otro mineral de ese yacimiento, aseguró Virreira al reconocer que “ha existido en el sector una especie de explotación ilegal de minerales del yacimiento”, actividad clandestina que ha sido “un tanto pactada con algunos dirigentes que permitían que se realice esta explotación”.

“No se ha de permitir más la explotación ilegal de los yacimientos de Mallku Khota”. Esta es una buna idea, aunque acepta de forma implícita que hasta hora si era permitida la explotación ilegal.

Esto es nuevamente lo que se conoce como el sector de la minería informal. Es un tema de semántica es informal o es ilegal. O más bien la distinción debería ser en qué punto la economía informal empieza a ser ilegal.

Ahora tenemos un ejemplo muy claro de este tipo de desacuerdos en el lenguaje. Es lo que está pasando en Challapata. El propio presidente Evo Morales dijo tener diputados “chuteros”, en su bancada. Al no denunciarlos ante la fiscalía (como funcionario público está obligado a denunciar estos delitos), quienes trabajan trayendo automóviles ilegalmente podían sentirse tranquilos en la seguridad de lo que hacían es informal.

Según El diario de La Paz, los militares siguen patrullando las calles y ayer se impidió que algunos pobladores bloqueen los caminos. Se vive un ambiente de tensión y las labores escolares no se reanudaron por el momento.

Bloqueo de caminos, grupos de choque, barricadas y gente armada son evidencias de que en Challapata hay resistencia al operativo del Gobierno contra los contrabandistas de autos “chutos”, por lo que se mantendrá permanentemente el patrullaje militar y policial, dijo ayer el ministro de Gobierno, Carlos Romero, entrevistado por medios estatales.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, descartó que los efectivos de las Fuerzas Armadas y la Policía hayan utilizado armas de fuego en el operativo realizado en esa población.

La autoridad de gobierno aclaró que ni la Policía ni las Fuerzas Armadas estaban instruidas para usar sus armas de reglamento en la intervención del martes a 15 garajes, donde se encontraban vehículos indocumentados o con papeles falsificados; en estos recintos también se encontraron placas falsas, moneda falsificada y personas que estaban vinculadas en actividades ilícitas, como el narcotráfico.

Es decir que las líneas de lo informal con lo ilegal se estaban borrando en Chlallapata.

Así como ahora hay un virtual toque de queda y estado de sitio en Challapata, o al menos una zona militarizada, se necesita aclarar estas líneas en otros sectores del país.

La venta de coca excedentaria es considerad en la economía boliviana como algo informal. La compra de esta coca es también por lo tanto informal. Lo que se hace con esta coca sin embargo, es sin duda ilegal, ya que se usa para producir cocaína.

Uno de los lugares donde se necesitaría un operativo militar como el de Challpata para explicar esta diferencia entre lo ilegal y lo informal, son los centros de producción de coca excedentaria en el Chapare.

 

Comments are closed.